11) Azúcar, productos elaborados a partir de la soja y chocolate – «Shehakol Nihiá Bidvaró»

Por azúcar, sea elaborada a partir de caña de azúcar o de remolacha azucarera – se recita «Shehakol Nihiá Bidvaró». Empero, los principales juristas medievales («Rishonim») debatieron al respecto, y muchos opinaron que dado que la caña de azúcar y la remolacha azucarera están destinadas principalmente a la elaboración de azúcar – se debe recitar por esta «Boré Prí Haadamá». Sin embargo, en la práctica se suele recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró», porque el azúcar en su forma se ha modificado tanto, al punto que no es perceptible que tenga origen en un fruto de la tierra o de caña de azúcar. Ya vimos anteriormente que en lo referente a bendiciones se sigue la opinión o se toma en cuenta la percepción de las personas comunes (Shulján Aruj 202:15, Mishná Berurá 76, Beur Halajá allí).

Asimismo, por milanesas (schnitzel), albóndigas y salchichas que están elaboradas a partir de soja – se acostumbra bendecir «Shehakol Nihiá Bidvaró». Aparentemente, correspondería recitar «Boré Prí Haadamá» pues estos alimentos están compuestos de soja que es cultivada con la finalidad de ser molida y fungir como materia prima para estos. Empero, dado que la soja fue molida y no se percibe su origen vegetal, y que su aspecto se asemeja más al de un producto cárnico – se acostumbra bendecir «Shehakol Nihiá Bidvaró». Por la misma razón se recita «Shehakol Nihiá Bidvaró» por el queso de soja.

También por chocolate se acostumbra bendecir «Shehakol Nihiá Bidvaró». Si bien hay quienes entienden que por chocolate marrón se debe recitar «Boré Prí Haetz» ya que está elaborado a base de granos de cacao que crecen sobre el árbol siendo esta su forma habitual de consumo, y se percibe que el chocolate está hecho a base de estos frutos ya que su color es el del cacao: sin embargo, tal como dijimos anteriormente, por el chocolate se acostumbra recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» porque cambió significativamente desde su forma original al punto de que no se percibe que tenga su origen en una fruta. Además, generalmente se mezcla el chocolate con azúcar y otros ingredientes al punto que el cacao representa solamente el cuarenta por ciento del chocolate. Quien actuó de modo diferente y recitó «Boré Prí Haadamá» por azúcar y por soja, y por chocolate recitó «Boré Prí Haetz», cumplió igualmente con su deber (Mishná Berurá 202:76).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora