08) Fruta cortada y puré de frutas

Frutas que fueron cortadas o pisadas mantienen su bendición original. Por ejemplo, quien corta verduras para la ensalada recita por estas «Boré Prí Haadamá» y aunque se ralle la zanahoria se continúa recitando «Boré Prí Haadamá». En caso de hacer lo mismo con manzanas, se recita «Boré Prí Haetz». Quien pisa una banana – recita por esta «Boré Prí Haadamá».

Si la fruta fue completamente triturada o molida – puré de fruta – los juristas dudaron si cambia o no su bendición. Hay quienes consideran que a pesar de que la forma del fruto cambió por completo, dado que la fruta antes existente es la que queda – conserva su bendición original (Rambám). Otros entienden que en virtud de que la fruta cambió radicalmente y no conserva su forma primera perdió su bendición original y se recita por esta «Shehakol Nihiá Bidvaró» (Terumat HaDeshen). Esta última es la práctica habitual.

En resumen, si la fruta fue completamente molida se recita por esta «Shehakol Nihiá Bidvaró» y si no lo fue – conserva su bendición original. Empero, dado que la norma depende de la opinión de la gente común existen excepciones, pues a veces, aunque se haya triturado la fruta por completo, dado que se trata de un procedimiento habitual en esa variedad que aun después del triturado la gente la considera fruta se recita la bendición original correspondiente. Otras veces, la fruta no fue completamente molida, empero a ojos de la gente cambió mucho su forma y por ende – aunque no haya sido completamente triturada se recita por esta «Shehakol Nihiá Bidvaró».

En las siguientes halajot continuaremos aclarando esta norma, mas primeramente habremos de anticipar que en la práctica no existe en esta cuestión tanto temor al equívoco porque quien haya bendecido por frutas trituradas «Boré Prí Haetz» – cumplió con su deber, ya que no mintió en su bendición pues la pulpa resultante tiene su origen en un fruto del árbol. A su vez quien bendijo por frutas no trituradas «Shehakol Nihiá Bidvaró» – cumplió con su deber, ya que para la halajá quien haya bendecido por un fruto entero «Shehakol Nihiá Bidvaró» – cumplió (Shulján Aruj 206:1, Mishná Berurá 3). Siendo así, no cabe temer tanto en estas cuestiones, y en caso de duda la persona que debe bendecir puede analizar por sí mismo y ver: si la fruta triturada conserva aún la forma primaria – que recite la bendición original, y en caso de haber cambiado notoriamente que recite «Shehakol Nihiá Bidvaró».

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora