02- Habitar la sucá decorosamente

Durante la totalidad de los siete días la sucá debe ser la residencia fija y la casa la residencia temporaria, tal como fue dicho (Vaikrá-Levítico 23:42): “En las cabañas habitareis siete días”. Por lo tanto, es necesario mudar a la sucá la mesa y las sillas más importantes que se poseen, así como también la cama con las mejores sábanas para poder habitar en ella tal como se lo hace en la casa permanente durante todo el año. O sea, no alcanza con comer o dormir en la sucá, sino que es preciso que ésta sea el sitio principal de residencia, al tiempo que la casa funja como cocina y depósito destinados a ayudar con las necesidades festivas (Mishná y Guemará Sucá 28(B)).

Dijeron nuestros sabios que el estudio habitual de Torá es oportuno llevarlo a cabo en la sucá, y el estudio analítico y pormenorizado especialmente arduo realizarlo en la casa o en la casa de estudio ya que allí resulta más fácil concentrarse (Tratado de Sucá 28(B), Shulján Aruj 639:4). En caso de que resulte difícil concentrarse en la sucá por causa de la elevada temperatura o del barullo, es mejor llevar a cabo el estudio de Torá en el sitio que resulte más cómodo para ese propósito, ya que ésta no es una actividad que se lleve a cabo principalmente en el hogar. Asimismo, quien precise numerosos libros para estudiar y le resulte dificultoso o pesado traerlos a la sucá, podrá a priori estudiar en la casa de estudio o en la habitación de su hogar donde los guarda.

Si bien una persona debe conducirse en su sucá tal como lo hace en su casa permanente, de todas maneras, existe una diferencia entre ambos habitáculos. En la casa se realizan todas las labores, tanto las agradables como las desagradables. Pero en la sucá, en virtud de que la honramos, no se realizan labores desagradables y nos conducimos en su interior como suele hacerlo una persona en el comedor de su casa permanente, que es la habitación más agradable e importante del hogar. Por ello, no se permite colocar en la sucá utensilios no decorosos tales como baldes, palanganas y todo objeto que no suele ser colocado en la habitación más importante de la casa. No se puede lavar los platos en la sucá ni tampoco cambiar los pañales de un bebé (Tratado de Sucá 28(B), Shulján Aruj 639:1, Aruj HaShulján 4).

Tras terminar de comer, es preciso retirar lo antes posible los platos y los cubiertos sucios, ya que no es honroso para la sucá que se queden en su interior. Sin embargo, los vasos pueden quedarse ya que no contienen suciedad y a veces se desea beber más. En los lugares en los que se acostumbra a traer ollas a la mesa se podrá hacerlo en la sucá, y allí donde ello no se considere honroso no se podrá (Tratado de Sucá 29(A), Shulján Aruj 639:1, Mishná Berurá 3-6). No se permite colocar en la sucá un bote de basura, pero sí una papelera y similares, ya que se suele colocar una de éstas en las habitaciones importantes de la casa.

No se puede colocar en la sucá ropa que precise ser lavada, pero quien se acuesta a dormir puede colocar su vestimenta sobre una silla, quitarse los zapatos y los calcetines tal como suele hacerlo en la casa.

No tiene nada de malo hablar de cuestiones mundanas en la sucá. Por lo tanto, quien desee hablar con un amigo en persona o por teléfono en la sucá es bueno que lo haga tal como lo haría en su residencia permanente, y, además, mientras se encuentre en el interior de la sucá estará cumpliendo un precepto (Shulján Aruj 639:1). Asimismo, quienes deseen jugar ajedrez u otro juego de mesa es bueno que lo hagan en la sucá (ver Rabí Ya’akov Ben Yehudá Weil 191, Darkei Moshé 639:1). Hay quienes proceden con excelencia y se abstienen en la sucá de dedicarse a quehaceres mundanos (Shelá, Kaf HaJaím 639:5-6 y ver Mishná Berurá 2). No obstante, si por proceder así se pasa menos tiempo en la sucá, la práctica carece de excelencia, ya que según la Halajá quien desee dedicarse a cuestiones mundanas es mejor que lo haga en la sucá y cumpla así con un precepto.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora