07. Leyes referentes a las Selijot.

https://ph.yhb.org.il/es/15-02-07/

Se recitan las Selijot con Minián ya que los trece atributos de la Misericordia Divina son una cuestión referente a la Santidad (davar shebakdushá) y requieren de quórum (Shulján Aruj 565:5), y por supuesto que este se requiere también para recitar tanto el Medio Kadish inicial como el Kadish Titkabal final. Si en el horario fijado para recitar Selijot no se logró reunir Minián corresponde recitar “Ashrei”, las súplicas y las poesías y saltear tanto los trece atributos de la Misericordia Divina como el prólogo que los antecede. Al momento en que se completa el Minián se deben recitar tres versículos, Medio Kadish y a partir de ahí se ha de comenzar con el recitado de los trece atributos entre las plegarias y las poesías (Mishná Berurá 581:4).

En el caso de quien se encuentra en un sitio en el cual carece de Minián para recitar Selijot, puede, si así lo desea, hacerlo individualmente salteándose los trece atributos de la Misericordia Divina que requieren de quorum o que los lea con la melodía de quien lee la Torá. Hay juristas que sostienen que en caso de recitar Selijot individualmente se deben saltear también las plegarias redactadas en la lengua aramea (Shulján Aruj 565:5, Mishná Berurá 581:4). Hay también quienes acostumbran a recitarlas individualmente (Kaf HaJaím 581:26).

Si bien no es preceptivo envolverse en el manto de oración o talit por la noche, según la usanza ashkenazí el oficiante de las Selijot lo viste en honor a la plegaria y a la congregación (Maguén Abraham 18:2, Shaar Hatziún 581:3). Según la usanza yemenita toda la congregación viste talit.

Según la sefaradí, el oficiante no precisa vestir talit ni siquiera en el servicio de Minjá y por ende tampoco en el de Arvit o durante las Selijot que se recitan por la noche. Empero, cuando el oficiante no está vestido con suficiente decoro, como por ejemplo si no viste un traje, es correcto que se ponga talit (HaRav Eliahu, Mikrael Kodesh 1, comentario 35).

Si el rezo es por la noche, el oficiante que viste talit no recita la bendición correspondiente al manto por cuanto que se trata de un caso dudoso: según Rabenu Asher (Rosh) se recita bendición por el talit a la noche y en opinión de Rambám no se recita. En caso de duda en cuestiones referentes al recitado de bendiciones se adopta la posición más flexible (Levush 581:1, ver Mishná Berurá 6). Hay quienes tienen el cuidado de vestir el talit de un amigo con la intención de no apropiárselo o adquirirlo, y por cuanto que talit prestado no requiere de la bendición correspondiente todos los juristas coinciden que en este casono se recita bendición (Tur Zahav 581:2).

En el caso de que un novio (en su semana nupcial),  o bien, el padre, el padrino o el Mohel de un niño que va a ser circuncidado ese día participan de las Selijot, también deben recitar la confesión e inclinarse sobre su rostro. Si bien hay juristas que no están de acuerdo esta es la práctica aceptada. Dado que el recitado de Selijot no es un deber absoluto, es mejor que los antes mencionados no participen del recitado de Selijot para que el público no se encuentre ante una situación de duda.

Según la usanza sefaradí se recita parte de las Selijot de pie y parte sentados; según la usanza yemenita se recita la mayoría de las Selijot sentados, mientras que según la ashkenazí todas se recitan de pie. En el caso de quienes les cuesta mantenerse de pie pueden sentarse y habrán de esmerarse de hacerlo durante la confesión (vidui), el recitado de los trece atributos de la Misericordia Divina y la apertura del arca sagrada. En el caso de ancianos, personas débiles y enfermos a quienes les cuesta mantenerse de pie, pueden permanecer sentados durante todas las Selijot (ver adelante 12).

Esta entrada fue publicada en 02 Selijot, las súplicas y las plegarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *