01. El mes de Elul y los toques del Shofar.

https://ph.yhb.org.il/es/15-02-01/

El mes de Elul así como los diez días de la teshuvá son especialmente apropiados para el retorno ya que en estos días Hashem accedió a perdonar al pueblo de Israel por el pecado del becerro de oro. Cuarenta días después de la entrega de la Torá, al demorarse Moshé en descender del Monte Sinai, un grupo de transgresores influenció en el pueblo de tal manera al punto de que forjaron un becerro de oro que sirva de sustituto a la conducción Divina. En ese momento la ira Divina se desató sobre el pueblo de Israel, al punto que Hashem le dijo a Moshé (Shemot-Éxodo 32:10): «Déjame pues que se desahogue Mi cólera contra ellos y los consuma, y haré de ti un pueblo grande». Moshé Rabenu intensificó sus plegarias y recordó a Hashem el mérito de los patriarcas logrando así detener el castigo. Acto seguido descendió del monte, quebró las tablas y junto a los hijos de la tribu de Levi ejecutó a los responsables del pecado, quemó y molió el becerro mezclando sus cenizas con agua haciendo beber de esta a toda la nación. Esta agua revisaba a cada persona, quien había participado del pecado moría al ingerirla. Sin embargo, el decreto de exterminio aun pendía sobre el pueblo de Israel, por lo que Moshé, en un acto de arrojo y entrega se presentó ante Hashem y exclamó: «Ruégote perdones a este pueblo…y si no les habrás de perdonar, bórrame, te ruego, del libro que escribiste» (ídem 32:32). De esta manera se derogó el decreto de exterminio al pueblo de Israel, empero estos aún se encontraban amonestados y alejados del Eterno, como si no se tratase de Sus hijos, Sus siervos o Su pueblo elegido;  incluso las primeras tablas recibidas por Moshé estaban quebradas.

Al iniciarse el mes de Elul, Moshé volvió a ascender al Monte Sinai para pedir clemencia y perdón para el pueblo de Israel y en el día de Yom haKipurim, la teshuvá o retorno sincero de estos fue finalmente aceptado, Moshé entonces, descendió para entregarles las segundas tablas y anunciarles que habían sido perdonados. En señal del reacercamiento y la recuperación del carácter de pueblo elegido, Hashem ordenó que erigiesen el tabernáculo para que, por su intermedio, la Divina Presencia se manifieste en el seno de Israel. Dado que no es casualidad que acontezcan semejantes eventos en días específicos, aprendemos de todo esto que los cuarenta días que van desde el inicio del mes de Elul a Yom Kipur son más que propicios para el retorno.

Por lo tanto, nuestros sabios, de bendita memoria, dijeron que «En el novilunio de Elul D´s le dijo a Moshé: «Sube a la montaña hacia Mi» (Deuteronomio-Dvarim 10:1), y se hizo pasar el sonido del Shofar en todo el campamento anunciando que Moshé habría de ascender nuevamente advirtiendo que no vuelvan a caer en la idolatría. El Eterno se elevó en ese toque de Shofar, tal como está escrito: «D´s se ha elevado entre aclamaciones. El Eterno subió al son del Shofar» (Tehilim- Salmos 47:6). Por esta razón, los sabios  establecieron que cada año se toque el Shofar al iniciarse (Rosh Jodesh) el mes de Elul» (Pirkei de Rabí Eliezer 46). Los sabios eligieron despertar al pueblo para el retorno mediante el sonido del Shofar, pues éste tiene la capacidad de advertir a la congregación que no peque e impulsar a muchos al arrepentimiento (Tur y Beit Iosef Oraj Jaím 581:1).

Es así que los hijos de Israel acostumbran a tocar el Shofar en el mes de Elul. Los ashkenazíes acostumbran a hacerlo todos los días al finalizar el rezo de Shajarit. Los sefaradíes acostumbran a rezar Selijot durante el mes de Elul y tocan el Shofar al recitar el Kadish final; y muchos acostumbran a tocarlo al pronunciar los trece atributos de la Misericordia Divina. Esta costumbre no es obligatoria, y sin embargo corresponde que el público se esmere en cumplirla, empero, si una persona sola no escuchó el Shofar, no debe procurar alguien que lo toque para él.

Esta entrada fue publicada en 02 Selijot, las súplicas y las plegarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *