12. El rezo de la Amidá en voz alta y ponerse de pie durante la apertura del arca sagrada.

https://ph.yhb.org.il/es/15-02-12/

Según la Halajá la Amidá debe ser recitada en silencio (Pninei Halajá Tefilá 17:7), empero, en Rosh Hashaná y Yom Kipur hay quienes acostumbran recitarla en voz alta para mejorar la concentración. Si bien durante todo el año esto no se permite para no afectar la concentración de los demás orantes, en Rosh Hashaná todos tienen libros de rezo (majzorim) en sus manos por lo que no se teme que puedan cometer errores (Shulján Aruj 582:9). De todas maneras no se ha de elevar la voz en demasía para no molestar a los demás y para no verse como los profetas del dios Baal que gritaban a su ídolo (Ramá, Mishná Berurá 12).

Es mejor recitar la Amidá en silencio ya que en virtud de lo sublime de su tenor corresponde que sea inaudible a los demás orantes (Maguén Abraham Oraj Jaím 101:4, Mishná Berurá 11). Más aún, en los Días Solemnes es menester tener especial cuidado en estas cuestiones. En un sitio donde todos rezan en silencio como es la costumbre de la mayoría de las congregaciones, no se puede rezar en voz alta. Si bien no se teme que las personas se equivoquen en su rezo, de todas maneras quien reza en voz alta distrae y afecta la concentración de los demás.

Tal como se indica en los majzorim, se acostumbra a abrir el arca sagrada durante una parte de los rezos y en esos momentos toda la congregación se pone de pie en honor al rollo de la Torá que se descubre a ojos del público. Desde un punto de vista estrictamente formal, la obligación a ponerse de pie rige exclusivamente mientras el rollo de la Torá es conducido entre el público, mientras que cuando se encuentra en su lugar, tanto en el arca como en la tarima (bimá), no es obligatorio pararse. Por esta razón, personas de edad, débiles o enfermas, a quienes se les dificulta mantenerse de pie, pueden permanecer sentadas cuando se abre el arca sagrada. Solamente cuando se transporta el rollo de la Torá del arca sagrada a la tarima o viceversa deben hacer el esfuerzo de ponerse de pie.

Esta entrada fue publicada en 02 Selijot, las súplicas y las plegarias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *