11 – ¿Qué cosas son secundarias a una prenda y qué hacer con los botones de reserva?

https://ph.yhb.org.il/es/01-21-11/

Además de la ropa, todo aquello que se acostumbra a unir a esta, por ejemplo bolsillos y botones, es considerado secundario al cuerpo y no se prohíbe transportarlo. Si bien cuando una persona lleva botones en su mano o sus  bolsillos trasgrede la prohibición de “transportar”, en el caso de los que se acostumbra a añadir a una prenda son considerados secundarios a la misma y parte de esta,  al igual que la etiqueta de la fábrica que elaboró la prenda. Asimismo, se permite vestir una prenda que viene unida a una capucha aunque esta se extienda o cuelgue hacia atrás y no se tenga intención de ponerla, puesto que es parte integral del abrigo. De la misma forma, lo que se acostumbra a unir a la prenda para adornarla se lo considera parte integral de la misma, por ejemplo, los botones de la manga del traje o la pluma que se adhiere a un sombrero.

Respecto de los botones de reserva surgió una interrogante, ya que estos no sirven funcionalmente a la prenda ni la decoran sino que se los cose en una zona oculta de la misma para que si un botón entre los visibles – se cae se tenga otro a mano para reemplazarlo. Hay juristas que sostienen que por cuanto que no agregan nada a la prenda y tienen importancia – no se puede salir con estos al “dominio público” (Jazón Ish 56:3). Según la opinión mayoritaria de los juristas, se puede salir con los botones de reserva adheridos a la prenda, y por cuanto que se acostumbra a proveer a la ropa de estos se los considera parte integral de la misma y secundarios a esta. Lo mismo ocurre con la lengüeta de la cual se cuelga el abrigo en el perchero, pues si se rompe de un lado, aunque en algún momento la habremos de reparar, se considera secundaria a la prenda y se permite salir con esta al “dominio público”. Dado que se trata de un debate respecto de una norma rabínica, se adopta la opinión más flexible.

Esta entrada fue publicada en 21. "Transportar" ("Hotzaá"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *