01 – La prohibición de pedirle a un gentil que realice una labor en Shabat.

El precepto del Shabat pertenece únicamente a los hijos de Israel, tal como está escrito (Shemot 31:13): «porque es señal (del Pacto) entre Mí y vosotros por vuestras generaciones para recordar siempre que Yo soy el Eterno que os ha consagrado». Además, nuestros sabios dijeron en el Talmud Babilónico (Tratado de Sanhedrín 58(B)) que «un no judío que cuida Shabat (es como si) merece pena de muerte», esto es, si un no judío inventa para sí una nueva religión y fija el Shabat como día sagrado merece recibir un castigo Celestial (ver Rashí allí y Rambám Melajim 10:9).

Si bien un no judío puede realizar labores en Shabat, los sabios prohibieron que un judío pida a un gentil que haga para él labores en este día. Los sabios respaldaron esta regla en la redacción especial del versículo bíblico (Shemot 12:16): «ninguna labor será hecha», no dice que «no harás» sino que no «será hecha», de lo cual se desprende que ninguna labor sea realizada para un judío en sábados o días festivos. Tal como afirmaron nuestros maestros (Mejilta allí): «no será hecha, no la harás tú ni la hará tu compañero ni tampoco un gentil». Esta prohibición se extiende inclusive a aquellas labores prohibidas rabínicamente, empero se permite pedir en caso de que se trate de una gran necesidad o a los efectos de cumplir con un precepto (tal como se verá en las halajot 4 y 5).

En caso de que la labor se ejecute sobre un objeto propiedad de un judío, se prohíbe decirle al gentil que la realice aunque sea para su beneficio. Por ejemplo, está prohibido decirle: «cocina para ti mi carne». Asimismo, se prohíbe decirle a un no judío que se hospeda en la casa «enciéndete la luz». Sin embargo, si la carne pertenece al gentil se le puede decir que la cocine por cuanto que lo hace para su propio beneficio, por lo que queda excluido de la  prohibición rabínica (Shulján Aruj 307:21, Mishná Berurá 73).

Además, los sabios prohibieron también disfrutar o beneficiarse en Shabat de la labor que el gentil realiza para un judío. Por ejemplo, si se apagó la luz en la casa del judío y viene el vecino gentil y se la enciende, el judío tiene prohibido disfrutar de la misma. Esto y más, los demás judíos también tienen prohibido beneficiarse de esta por cuanto que fue encendida en Shabat para un judío (Shulján Aruj 276:1). Si se trata de una labor que demandó tiempo para su realización, se prohíbe disfrutar de ella también una vez salido el Shabat, hasta que pase el tiempo que insumió su ejecución. Por ejemplo, si un no judío pesca o recolecta frutas para un judío, al salir el Shabat no se pueden comer hasta que pase el tiempo que insumen estas labores (Shulján Aruj 325:5-6).

Si la labor realizada por el gentil para un judío está prohibida rabínicamente – otros judíos para los cuales esta no se realizó pueden disfrutar  o beneficiarse de ella inclusive en Shabat. Sin embargo, el judío para quien esta fue realizada no podrá beneficiarse de la misma hasta que concluya el Shabat y pase el tiempo que demandó la ejecución de la labor (Shulján Aruj 325:8, Mishná Berurá 41). Cuando se trata de una tarea que se realiza en función de una necesidad importante o a los efectos de cumplir con un precepto se puede disfrutar de la misma en Shabat (ver halajot 4 y 5).

Esta entrada fue publicada en 25. Labores realizadas por un gentil.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *