02 – Se permite disfrutar de la labor realizada por un gentil para sí mismo.

https://ph.yhb.org.il/es/01-25-02/

Lo que estudiamos hasta el momento aplica al caso de que un gentil realiza una labor para un judío en Shabat, empero, si la realiza para sí o para otro gentil, todo judío puede disfrutar de la misma. Por ejemplo, si un no judío encendió la luz para leer un libro, cualquier judío puede disfrutar de ella (Shulján Aruj 276:2). Esto y más, aunque el gentil la haya encendido  para sí y para un judío, dado que de todas maneras necesitaba encenderla para sí mismo, el judío puede beneficiarse de esta (Jaiei Adám, Aruj HaShulján 276:8, El Beur Halajá tiende a esta opinión  276:2 ‘ואם’, a diferencia de Maguén Abraham).

Por lo tanto, cuando se apaga la luz en la casa, un judío tiene prohibido pedirle al vecino gentil que la encienda, pero sí se permite manejar la situación de modo tal que este la encienda para sí por propia iniciativa y luego el judío podrá beneficiarse de ella. Así hará: invitará al gentil a comer en su casa y cuando vea este que el lugar está oscuro, entenderá por sí mismo que es conveniente encender la luz. Dado que el gentil encendió la luz para sí y para poder ver el alimento que se le sirve, el judío también puede disfrutar de ella (Aruj HaShulján 276:9).

Asimismo, cuando un judío tiene ayuda doméstica de un gentil, y lo envía a la cocina a lavar los platos este encenderá la luz por su propia iniciativa cuando ingrese a ella. Siendo así, posteriormente el judío también podrá disfrutar de la luz encendida. Inclusive, el judío puede pedirle que tras terminar su trabajo no la apague (Mishná Berurá 276:27, Shmirat Shabat Kehiljatá 30:57). Sin embargo, quien tiene que caminar en la oscuridad tiene prohibido pedir a su sirviente gentil que venga con él para que encienda una linterna, pues en este caso es claro que realiza una labor para el judío (Shulján Aruj 276:3).

Un judío no podrá disfrutar del agua que un gentil hirvió para su uso en Shabat, ni siquiera de la que sobre. Esto es así para evitar que el gentil hierva agua de más para que el judío disponga de ella o, al ver que el judío usó las sobras, al sábado siguiente hierva más agua para uso de ambos. Empero, si el gentil no conoce al judío, este puede usar el agua caliente sobrante pues no se teme que en un futuro el gentil caliente más agua para ambos (Shulján Aruj 325:11, Mishná Berurá 66). Si el gentil arrancó una fruta del árbol, pescó u ordeñó una vaca para sí, aunque no conozca al judío y dado que estos alimentos no eran aptos para su consumo al iniciarse el Shabat, se los considera “Muktzé” y un judío no puede consumirlos el sábado  bajo ninguna forma (Shulján Aruj 325:5).

Esta entrada fue publicada en 25. Labores realizadas por un gentil.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *