07. ¿Cuándo debe el oficiante recitar los versículos de la Kedushá?

https://ph.yhb.org.il/es/02-19-07/

El oficiante debe recitar los versículos “Kadosh“, “Baruj” e “Imloj” junto al público, para así decirlo con Minián. Debe recitarlos en voz alta, de modo tal que si alguien está en medio del rezo pueda escucharlo y cumplir así su deber de decir la Kedushá, puesto que ‘a quien oye se lo considera como si respondiese’ (Shulján Aruj 104:7). Luego de recitar los versículos debe callarse por un momento, para que la mayor parte de la congregación termine de recitar los versos intermedios y entonces los ha de pronunciar en voz alta. Si la voz del oficiante no es lo suficientemente fuerte como para que toda la congregación lo oiga, deberá detenerse un instante hasta que la mayoría de los orantes termine de recitar el versículo y hagan un poco de silencio. Recién entonces habrá de comenzar con el recitado del versículo correspondiente. De esta manera, por una parte todos podrán oírle y por la otra, dado que aún quedan algunos orantes que no concluyeron el versículo de la Kedushá, el oficiante lo recita con éstos en Minián.

Hay diferentes enfoques respecto de cómo proceder en el caso de que el público sea tan numeroso  que el oficiante no puede  recitar el versículo hasta que todos se callen. Hay juristas que opinan que lo más importante es que el oficiante recite los versículos junto al público, por lo que necesita que lo oigan por lo menos diez orantes. Otros opinan que lo principal es que todos puedan oírle sin importar que lo recite o no junto a otros diez, puesto que si hay un Minián de personas que oyen se considera que lo dice con quórum y por lo tanto habrá de esperar hasta que pueda hacer oír su voz para todos. Cada una de las costumbres tiene su fundamento en la halajá.

Esta entrada fue publicada en 19. La repetición de la Amidá por parte del oficiante.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *