09. ¿Se puede compensar o completar una repetición del oficiante?

https://ph.yhb.org.il/es/02-19-09/

Diez personas que rezaron separadas y luego se reúnen en un sitio, no tienen el status de “Minián” ya que rezó cada quien por su cuenta y por lo tanto no pueden pronunciar la repetición por parte del oficiante (Ridbaz, Mishná Berurá 69:1, Kaf HaJaím 1. “Barjú” se puede completar  al final del rezo para quienes llegan tarde, como se verá más adelante 23:9).

Si entre  las personas hay uno que aún no rezó, después de la bendición de “Ishtabaj” podrá recitar medio Kadish y decir “Barjú“. Al llegar a la Amidá, que recite las tres primeras bendiciones en voz alta y los demás que se le sumen a la Kedushá. A esto se le llama “rebanar el Shemá[1] (Porés al Shemá). De la misma forma, en el caso del rezo de Minjá, quien no rezó la plegaria de la  “Amidá” que recite “Ashrei“, Kadish y luego las tres primeras bendiciones de la Amidá en voz alta.

En el caso de quien llega tarde al servicio, si hay nueve que están dispuestos a responderle que rece sólo hasta “Ishtabaj” y luego que recite Kadish y “Barjú“. Cuando arribe a la Amidá que diga las tres primeras bendiciones en voz alta y de esa manera podrá tener el mérito de recitar la Kedushá.

Si se juntaron a rezar sólo seis y se les sumaron otros cuatro que ya rezaron, el oficiante podrá recitar toda la plegaria según el orden, ya que la mayoría de los orantes aún no rezó y por lo tanto los diez juntos poseen el carácter de “Minián“.

Empero si los que no rezaron aún  son solamente cinco, son considerados como individuos aislados y por lo tanto cuando lleguen a “Ishtabaj” que reciten Kadish y “Barjú” y al llegar a la Amidá que uno de ellos recite las tres primeras bendiciones en voz alta y digan la Kedushá (ver Beur Halajá 69 ‘אומר’ ).

 

[1] “Rebanar” por cuanto que de la sección del Shemá y sus bendiciones solo se recita la primera de estas y luego se pasa a la Amidá directamente por lo que de toda la sección se extrae solo una “rebanada” y el resto no se recita (n. de t.).

Esta entrada fue publicada en 19. La repetición de la Amidá por parte del oficiante.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *