08. El “Modim Derrabanán” (de los rabinos) y otras reglas.

https://ph.yhb.org.il/es/02-19-08/

Cuando el oficiante llega a “Modim“, todo el público se inclina y recita junto a éste el “Modim Derrabanán” que fue redactado diferente al “Modim” que se recita en la Amidá, tal como lo relata el Talmud (Talmud Babilonio Tratado de Sotá 40(A)).

Todo el público se inclina en “Modim Derrabanán” igual a como lo hizo en el “Modim” de la Amidá silenciosa (Mishná Berurá127:2, Kaf HaJaím 1, ver arriba 17:6).

Hay quien sostiene que hay que inclinarse también al final de “Modim Derrabanán”  y otros opinan que  es necesario recitar todo este pasaje inclinado. La costumbre extendida es inclinarse levemente al principio de esta plegaria y esta es la usanza según la tradición del Ariz´´l (ver Shulján Aruj y Ramá 127:1, Kaf HaJaím 10).

En un rezo en el que corresponde recitar la bendición sacerdotal como en el caso de Shajarit, Musaf y Minjá de días de ayuno, en caso de no haber cohanim presentes, el oficiante recita los versículos de la misma como parte del servicio y el público responde “Ken Iehí Ratzón” (“que sea efectivamente Su voluntad”).

La bendición por la paz tiene dos versiones, “Sim Shalom” y “Shalom Rav“. Según el rito sefaradí y la usanza del Aríz´´l  se dice “Sim Shalom” en todos los servicios. Según la tradición ashkenazí, en un servicio en el que corresponde recitar la bendición sacerdotal se dice “Sim Shalom“, mientras que cuando no corresponde recitarla se dice “Shalom Rav“. Si la persona, por error, cambia una versión por la otra cumple igualmente con su deber (Ramá 127:2, Mishná Berurá 13, Kaf HaJaím 24).

Si el oficiante se confunde al punto de que no puede continuar con su rezo, se espera un poco para ver si se recupera y si no logra continuar se lo suplanta. Si esto ocurre en una de las bendiciones centrales, el nuevo oficiante comienza desde el inicio de la última bendición recitada. Si el recambio ocurre durante las tres primeras o las tres últimas, el nuevo oficiante deberá comenzar desde el inicio de esas tres bendiciones (Shulján Aruj 126:1-2).

Esta entrada fue publicada en 19. La repetición de la Amidá por parte del oficiante.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *