09. El rol de los cohanim.

https://ph.yhb.org.il/es/02-20-09/

Además de la labor de los sacrificios en el sagrado Templo de Jerusalém, los sacerdotes poseían dos roles fundamentales: el primero era educar y sentenciar halajá en el seno del pueblo de Israel, tal como está escrito (Malají-Malaquías  2:7): «Por cuanto los labios del sacerdote habrán de guardar el conocimiento y la enseñanza de la Ley requerirán de su boca». El segundo, ser personas generosas y agentes de paz, tal como Aharón Hacohen que «Amaba la paz y la perseguía» (Mishná Avot 1:12). Sobre él se cuenta que sabía cómo reconciliar a las personas entre sí, al hombre con su prójimo, al marido con su esposa, en mérito de lo cual se preservaron miles de parejas en el pueblo de Israel que no se separaron. En virtud de esto, a las parejas les nacieron hijos que recibieron el nombre Aharón.

A los efectos de permitir a los cohanim desarrollar estas dos misiones, la sabiduría y la generosidad, la Torá estipuló que no reciban parcela de tierra en Israel, vivan de los presentes y donativos que el pueblo les entregue y entonces tengan tiempo de dedicarse al estudio sagrado, la educación del público y su instrucción. Por cuanto que todo el pueblo les dispensa presentes, se transforman por su intermedio en socios de su labor espiritual. Por efecto del hecho de que carecen de tierras quedan al margen del trajín de la competencia económica por lo que les es más fácil desarrollar el amor y la generosidad para con todo el pueblo.

El amor es el pilar fundamental de la bendición sacerdotal y en virtud de este se hacen dignos de actuar como enviados que bendicen al pueblo de Israel en nombre de D´s. Este es el texto de la bendición: «…que nos ha consagrado con la Santidad de Aharón y nos ha ordenado bendecir a Su pueblo Israel con amor». Los juristas escribieron que todo cohen que es odiado por el público o que repudia a la congregación, aunque odie a un sólo miembro de la comunidad, no puede recitar la bendición sacerdotal. Si bendice con odio se pone a sí mismo en peligro. El cohen en cuestión debe borrar el odio de su corazón o salir de la sinagoga previo a la bendición sacerdotal, pues el objetivo central de ésta es bendecir al pueblo de Israel con amor (Mishná Berurá 128:37, HaRatzia Olat Reaiá 2:413).

Esta entrada fue publicada en 20. La bendición sacerdotal (Birkat Cohanim).. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *