07 – Permisos para abrir tiendas y comerciar para evitar una pérdida

Quien tiene una tienda ubicada en una zona habitada por gentiles y teme que si la cierra en Jol HaMo’ed los compradores se acostumbrarán a ir donde sus competidores y ello le reportará grandes pérdidas a largo plazo – podrá abrir su tienda en esos días. De ser posible, es bueno que lo haga con empleados gentiles. Si no tiene la posibilidad de contratar gentiles que emplee judíos, y a priori, que se cuiden de no realizar labores prohibidas por la Torá, y en caso de gran necesidad o premura se puede adoptar una actitud flexible (ver Harjavot).

Quien posee una tienda en una zona donde la mayoría de los clientes son judíos no observantes y vende artículos que pueden utilizarse para la festividad como ropa, calzado, joyas, utensilios domésticos, juegos o libros; si bien en la halajá anterior aprendimos que por lo general está prohibido abrir este tipo de tiendas, en caso de que se tema seriamente que de no abrirse la tienda en Jol HaMo’ed se habrán de perder los clientes fijos lo cual originará pérdidas importantes a largo plazo, dado que allí se venden artículos que pueden ser de utilidad en la festividad – se permitirá abrir la tienda. Es bueno que el dueño escriba un cartel bien notorio que rece que la tienda está abierta en honor a la alegría festiva para que los clientes tengan la intención de aumentar dicha alegría por medio de sus compras. Sin embargo, si se trata de una tienda que vende artículos que no resultan necesarios para la festividad, como aquellos que necesitan costura o armado, o artículos que al momento de su compra se los encarga y habrán de llegar a casa del cliente recién después de la festividad, dado que esta tienda no reporta ningún beneficio para la festividad deberá cerrarse en Jol HaMo’ed para no inducir a judíos al error por medio del comercio prohibido. Si la amenaza al futuro de la tienda en virtud del cierre es grave, corresponde consultar una autoridad halájica.

En sitios donde se reúnen multitudes, tales como la ciudad vieja de Jerusalém, la cueva de Majpelá en Jevrón y los eventos de Beit Hashoevá que tienen lugar en las noches de Jol HaMo’ed Sucot – se permite erigir puestos de venta de artículos para el cumplimiento de preceptos, tales como libros o discos de canciones religiosas. El motivo del permiso es que, por una parte se trata de artículos vinculados al cumplimiento de preceptos y, por otra, se trata de una labor para evitar una pérdida, ya que pasado el evento no existe la posibilidad de acceder a ese público. Si bien desde el punto de vista de la halajá estos artículos deberían ser vendidos discretamente, se permite venderlos públicamente para no perder la oportunidad de comercializarlos a un público masivo. Es bueno colocar al frente del puesto de venta un cartel que rece que la comercialización de artículos está destinada al incremento de la alegría festiva.

Cuando gentiles venden en Jol HaMo’ed mercancía que un judío tiene la intención de adquirir para sí o para comerciar con un descuento especial, de no haber sido posible comprarla antes de la festividad y si resulta claro que pasada esta los precios habrán de subir significativamente – se les podrá comprar en Jol HaMo’ed para evitar una pérdida económica (davar haaved).

Si judíos llevan a cabo una venta con importantes descuentos en Jol HaMo’ed – se les podrá comprar solamente si venden con autorización. ¿En qué circunstancia están autorizados a vender? Cuando surge a los dueños la imperiosa necesidad de vender con descuento justamente en Jol HaMo’ed. Por ejemplo, si se encuentran en peligro de quiebra y lo que no alcancen a vender en esos días ya no podrán hacerlo después. Empero, de no mediar una autorización para vender por tratarse de una labor en aras de evitar una pérdida – estará prohibido comprarles, y, tal como aprendimos arriba, (11:16) – está prohibido comprar de judíos que venden en Jol HaMo’ed cometiendo una infracción.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora