09 – La halajá y las necesidades públicas en nuestros días

El permiso de realizar labores para atender necesidades públicas en Jol HaMo’ed aplica a sitios donde se carece de una conducción sólida que pueda cobrar impuestos y hacer cumplir las leyes, empero cuando existe una dirigencia capaz de atender las necesidades públicas durante todos los días del año estará prohibido realizar labores en aras del público en Jol HaMo’ed (Maguén Abraham, Mishná Berurá 544:1). Por lo tanto, en nuestros días que el gobierno local está bien organizado y dispone de los recursos económicos y del personal idóneo, se prohíbe realizar en Jol HaMo’ed toda labor que pudo ser efectuada en otro momento. Solamente se realizan en Jol HaMo’ed aquellas labores que es necesario efectuar justamente en esos días, como la recolección de residuos de los contenedores de basura que pueden desbordar durante la festividad.

En caso de haber una necesidad corporal en la festividad, resultando necesario evitar que las personas sufran en demasía o estén expuestas a accidentes al trasladarse, se permite incluso realizar labores profesionales. Por lo tanto, en caso de haber sucedido un desperfecto en el iluminado público electricistas pueden repararlo en Jol HaMo’ed. Si se tapa una cloaca, lo cual representa una molestia pública, se permite repararla por medio de un profesional, aunque demande un gran esfuerzo. Asimismo, se permite reparar la canilla o llave del agua en una sinagoga para que los asistentes puedan lavarse las manos previo al rezo. De igual manera, un mecánico automotriz podrá reparar autobuses o taxis por ser necesarios para el desplazamiento público en los días de Jol HaMo’ed (Shmirat Shabat Kehiljatá 68:7-8).

Se permite imprimir en Jol HaMo’ed un buen periódico, así como también escribir noticias en un buen sitio de internet, ya que en la actualidad el público acostumbra a consumir noticias y de este modo, los medios de comunicación influyen sobre el público general y sobre sus dirigentes. Si el medio de comunicación es competente, habrá de influenciar para bien y por ende se considera una necesidad pública y su escritura se torna una labor a los efectos de evitar una pérdida. Además, dado que las personas suelen interesarse por las noticias, en caso de que no las provean los buenos medios de comunicación, muchas de las personas habrán de informarse a través de medios de comunicación inapropiados.

Un buen periódico tiene también permitido publicar avisos y publicidad en Jol HaMo’ed, empero no se permite que impriman reportes y artículos destinados a los días posteriores a la festividad. En el caso de notas cuya no publicación generará una pérdida económica al periódico, y si no es posible prepararlas después de la festividad antes del momento de impresión y tampoco hay posibilidad de escribirlos antes de iniciarse la festividad – se permite elaborarlas en Jol HaMo’ed (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 68:13 y en las notas).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora