07 – Shabat Shuvá.

https://ph.yhb.org.il/es/15-05-07/

El Shabat que cae en los Diez Días del Retorno («teshuvá») suele denominarse «Shabat Shuvá» o «Shabat Teshuvá» en virtud de la Haftará que se lee en este día y que comienza con las palabras «Vuelve («Shuva») oh Israel al Eterno tu Dios, porque tropezaste en tu iniquidad»(Hoshea-Oseas 14:2). Es sabido que el Shabat es la fuente de la bendición y todo lo que ocurre durante la semana se nutre de la vitalidad del Shabat, por lo que en cierta forma este Shabat es la fuente o raíz de Yom Kipur y por ello corresponde en este día estimular el retorno y el estudio de Torá.

Se acostumbra que en este Shabat el rabino titular de cada congregación o localidad («Mara DeAtra») diserte sobre cuestiones referidas a la ética judía y las halajot necesarias de cara a Yom Kipur, impulse al pueblo a abandonar sus trasgresiones, reforzarse en el estudio de Torá, de caridad (tzedaká) y en el cumplimiento de los demás preceptos. Esta homilía, junto con la del Shabat anterior a Pesaj, «Shabat Hagadol», son las más importantes del año. Por esta razón, aunque durante los diferentes Shabatot diferentes oradores estén invitados a dirigir la palabra a la congregación, en estas dos ocasiones corresponde que lo haga la autoridad rabínica del lugar. Esto se debe a que como el rabino titular es quien carga con la responsabilidad por la congregación, es quien mejor sabe qué cuestiones específicas requieren refuerzo en el público. Esta homilía se lleva a cabo con plena presencia de la congregación y asisten a esta tanto eruditos que saben toda la Torá como niños que no entienden aún las palabras del rabino. Hay rabinos que para esta ocasión disertan envueltos en sus talitot como manera de realzar la importancia de la disertación (ver Maté Efraím 602:41, Elef Hamaguén 23).

Hay quienes llevan a cabo la homilía en cuestión durante el rezo de Shajarit, previo a la extracción del rollo de la Torá. Sin embargo, en comunidades grandes que cuentan con numerosas sinagogas es complicado reunir a todos los miembros en un solo sitio en medio del rezo, por lo que en este caso se suele fijar la conferencia próxima al horario de Minjá. Siendo así, se reza Minjá unas dos o tres horas antes de la puesta del sol para que el rabino pueda explayarse y quede tiempo para ingerir la tercera comida o «Seudá Shlishit» (Maté Efraím 602:42). En muchos sitios la conferencia se lleva a cabo entre la tercera comida y el rezo de Arvit.

Según las usanzas de los ashkenazíes, los yemenitas y parte de los sefaradíes, especialmente, los oriundos del Norte de África, no se recita «Avinu Malkenu» ni  en Shabat ni en Minjá de víspera de Shabat ya que no se reza en este día por pedidos o necesidades personales. Incluso si Rosh Hashaná cae en Shabat no se recita «Avinu Malkenu» (Pardes, Rokaj, Ran, Ribash 612, Ramá 602:1, Mishná Berurá 684:4). Según la usanza de muchos de los que rezan de acuerdo a la tradición sefaradí, se dice «Avinu Malkenu» en el Shabat de los Diez Días de Retorno así como en Rosh Hashaná que cae en Shabat. Esto no es en desmérito del Shabat ya que se trata de días que están especialmente destinados al retorno y a la oración por el año que se inicia (Rav Amram Gaón, Rabenu Guershom, Meiri, Kaf HaJaím 584:7-8).

Muchos acostumbran a postergar la bendición de la luna hasta la salida de Yom Kipur ya que debe ser recitada con alegría y solamente después del Día del Perdón se desvanece la tensión reinante; de este modo nos retiramos felices de la sinagoga (Maharil, Ramá 602:1, Prí Jadash, HaRav Eliahu). Otros juristas consideran que por el contrario, es bueno bendecir la luna en los días del retorno para que el cumplimiento de este precepto incline favorablemente el fiel de la balanza (Levush, Jidá, Gaón de Vilna). Cada comunidad debe mantener su costumbre.

Esta entrada fue publicada en 05 - Los Diez días del Retorno (teshuvá). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *