04 – Trasgresiones del Hombre para con su prójimo.

https://ph.yhb.org.il/es/15-05-04/

Quien peca contra su prójimo debe obtener su perdón lo antes posible, ya que cada hora que un amigo está molesto permaneciendo en su dolor, la envergadura del pecado se incrementa. De todas maneras, en caso de no haber actuado a tiempo sea por timidez u otra causa de fuerza mayor, debe apresurarse en buscar la reconciliación antes de Yom Kipur. Nuestros sabios dijeron (Mishná Tratado de Yomá 85(B)) que “Yom Kipur expía las trasgresiones para con D´s empero las trasgresiones para con el prójimo Yom Kipur no las  expía hasta que no obtenga el perdón del afectado”. Incluso si el pecador ofrenda todos los sacrificios posibles, abunde en ayunos  y plegarias, no se le perdona hasta que no obtenga el perdón de su prójimo (Talmud Babilonio Tratado de Baba Kama 92(A)).

Dado que quien daña la propiedad o el honor de su prójimo peca contra este y contra D´s, debe obtener el perdón del primero y además confesarse ante Hashem por haber trasgredido Sus leyes y proponerse no volver a cometer este pecado. Por lo tanto, alguien que actuó contra su prójimo, le robó o atentó contra su patrimonio, en primer término debe indemnizarlo, obtener su perdón por el daño perpetrado y solamente después confesarse ante Hashem. Si el agresor se confiesa ante Hashem antes de haber pedido el perdón del afectado, su confesión es incompleta y debe volver a confesarse tras la reconciliación (Sha´arei Teshuvá 4:18).

Si las palabras despectivas pronunciadas contra el prójimo pueden inducir a otros a relacionarse despectiva u hostilmente con el afectado, quien pide perdón debe hablar positivamente delante de las mismas personas que escucharon su primera expresión peyorativa. En este caso, debe explicar a los presentes que cuando habló mal del afectado no tenía una imagen completa de la situación etc., a los efectos de neutralizar la mala influencia de sus anteriores expresiones. Asimismo, corresponde que quien ofende  públicamente a su compañero, se disculpe también públicamente (Rambám Teshuvá 2:5).

Esta entrada fue publicada en 05 - Los Diez días del Retorno (teshuvá). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *