03 – Instalación de objetos en la casa o sobre el suelo.

https://ph.yhb.org.il/es/01-15-03/

Quien instala de modo permanente objetos que son para algún beneficio, trasgrede la prohibición de la Torá de «construir»; y quien desarma o desinstala estos mismos objetos realiza la labor de «demoler». Incluso, si la conexión no está del todo ajustada y se puede instalar o desinstalar fácilmente, como en el caso de ventanas que se pueden colocar o retirar de sus bisagras o rieles, también se está trasgrediendo. Esto se debe a que al ser colocadas las ventanas en cuestión se transforman en parte integral de la casa, por lo que quien las instala o retira trasgrede una prohibición de la Torá. Por lo tanto, si en la habitación hace calor no se pueden retirar las ventanas (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 122(B), Shulján Aruj 308, Mishná Berurá 39). Asimismo, está prohibido colocar o retirar el filtro que va instalado en la canilla, los tubitos o cánulas de goma que van conectados a la canilla o la bombita de luz que va enroscada en su base, ya que en todos estos casos se trata de conexiones permanentes. Quien clava un clavo en la pared o pega sobre esta un gancho de plástico – trasgrede una prohibición de la Torá por tratarse de conexiones permanentes (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 103(A), Mishná Berurá 314:8).

Igualmente, está prohibido colocar los ganchos de la cortina en el riel o colgar la cortina de los ganchos que están conectados al riel. Tampoco se puede conectar el palo de la cortina a los ganchos que sobresalen de la pared. Si bien en todos estos casos se trata de conexiones flojas o no excesivamente ajustadas, dado que están conectadas al edificio – están prohibidas por la Torá. Empero, cuando no hay conexión entre el gancho y el palo sino que simplemente se coloca uno sobre el otro o uno dentro del otro, de modo tal que el palo se mueve con facilidad, se permite el ensamblado. Asimismo, se permite hacer pasar los nudos o aros de la cortina por el palo en cuestión.

Si el objeto que se conecta a la casa o al suelo no perdura largo tiempo la prohibición es de índole rabínica. Por ejemplo, pegar un gancho de plástico a la pared mediante vacío ya que no dura mucho tiempo instalado está prohibido rabínicamente.

Todas las cosas que se prohíbe conectar o instalar, si están desatornillados se prohíbe reforzarlos. Por lo tanto, está prohibido ajustar el tornillo de una canilla y la manija de una puerta o armario que se desajustaron.

Sin embargo, objetos que no se conectan o incorporan a la casa pasando a formar parte de la misma, no hay prohibición de colocarlos o retirarlos. Por ejemplo, se permite colgar un cuadro pues no se trata de parte integral de la pared. Si la ventana se rompió y se filtra dentro de la casa viento frio, se puede colocar sobre la misma una tela para tapar el acceso del frío, ya que la tela en cuestión no forma parte de la pared sino que es colocada temporariamente (Mishná Berurá 313:3, 315:7, Shmirat Shabat Kehiljatá 23:41 y 44). Asimismo, se permite pegar papeles al refrigerador mediante imanes pues estos no forman parte del mismo. También se permite colocar un filtro en la boca de la canilla, introducir o retirar una ficha del enchufe, ya que no se consideran parte del enchufe y por ende no se está ante las labores de «construir» o «demoler».

Obviamente, se permite abrir y cerrar puertas, ventanas y canillas, incluso si se trata de una puerta que no se acostumbra abrir o una llave general que no se acostumbra cerrar, ya que siguen siendo parte del edificio y este es el modo natural de usarlos, por lo que no se realiza la labor de «construir» o «demoler». Se permite también abrir y cerrar un toldo o techo plegable del balcón que está conectado a ejes o se mueve sobre un riel ya que se lo considera como una ventana (Ramá 626:3).

La manija de la puerta que se cayó de su sitio no se la puede ajustar mediante un clavo de modo tal que ambas manijas (de ambos lados) se conecten una con la otra, por tratarse de una prohibición de la Torá. Si se devuelve la manija a su sitio sin ajustarla con un clavo, conectando a ambas manijas de ambos lados una con la otra, por cuanto que se trata de una conexión temporal, está prohibida rabínicamente. Empero, se permite regresar la manija de un lado de la puerta lo cual no se considera siquiera conexión temporal por cuanto que la manija carece de sostén alguno. Empero, en este caso se teme que la persona se olvide y posteriormente fije la manija con clavos, por lo que se debe colocar la manija de un modo diferente al habitual, hacia arriba o hacia abajo, tal que no se tema que alguien pueda reforzar su conexión. En el caso de una manija que comenzó a desprenderse de su conexión con la manija del otro lado, no se la puede devolver a su sitio.

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *