10 – Cortar a medida («Mejatej«).

La labor de cortar a medida es aquella por medio de la cual se puede crear o construir, a partir de diferentes materiales, tanto casas como utensilios y vestimenta, entre otros. Si se quiere confeccionar una prenda a base de cuero, este debe ser cortado primeramente según las medidas necesarias. Si se desea construir una casa, primeramente se deben cortar, a medida, las piedras, hierros y tablas de madera necesarios a medida. Si se quiere hacer una ventana, se debe primeramente cortar el vidrio. La regla general es que todo aquel que corta algo en Shabat según una medida específica – trasgrede la prohibición de la Torá de «cortar a medida» («Mejatej«). Asimismo, la Torá prohíbe cortar la parte blanda de la pluma para elaborar almohadas o colchas, pues se trata de un corte que requiere exactitud para separar la parte blanda de la dura (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 74(B)). Esta es la diferencia entre la labor de «cortar a medida» y la de «rasgar» («Korea«), puesto que en esta última lo principal radica en separar dos partes mientras que  «cortar a medida» se centra en hacerlo con exactitud, para elaborar algo a partir de las diferentes partes,.

La prohibición de «cortar a medida» no recae sobre alimentos, por lo tanto, se permite cortar un pastel en porciones iguales y trazar marcas sobre la cáscara de una naranja a los efectos de pelarla. Un supositorio o una pastilla usados por personas enfermas se consideran como un alimento por lo que se permite partirlos a la mitad siguiendo la ranura marcada en ellos (Shmirat Shabat Kehiljatá 33:4).

Algo que es comestible para un animal ingresa en la categoría de alimento, por lo que no recae sobre este la prohibición de «cortar a medida». Por lo tanto, se permite cortar paja o heno con cuchillo y obtener un palito – y separar por su intermedio los dientes. Empero, está prohibido obtener un palillo y escarbadientes para la higiene dental a partir de una rama dura ya que no es comestible para un animal y se incurre en la trasgresión de «cortar a medida». En este caso, quien obtiene el palillo en cuestión mediante un utensilio trasgrede la prohibición de la Torá; y quien lo obtiene manualmente, trasgrede únicamente una prohibición rabínica por cuanto que lo hizo de un modo diferente al habitual (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 33(A) y (B), Rambám 11:7, Shulján Aruj 322:4, Mishná Berurá 13:18).

Se permite tomar ramas aromáticas arrancadas antes de Shabat, desmocharlas y triturarlas para que expidan su aroma. Asimismo, se permite cortarlas para que más personas puedan disfrutar del perfume. Aunque las ramas en cuestión sean duras y no comestibles para un animal, no se prohíbe cortarlas por cuanto que la medida no es importante en este corte. El permiso de cortar depende de que se lleve a cabo con la mano, puesto que si se hace mediante utensilios se teme que por olvido se elabore un escarbadientes y se trasgreda la prohibición de la Torá (Beitzá ídem, Shulján Aruj 322:5, Mishná Berurá 17-18, Ramá 336:8).

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *