01 – Las reglas generales de «construir», «demoler» y dar «el toque o martillazo final»

https://ph.yhb.org.il/es/01-15-01/

La labor de «construir» es aquella por medio de la cual se erigió el Tabernáculo. Esta labor incluye el allanamiento del terreno para ubicar sobre este el santuario y para que las personas puedan transitar cómodamente por el patio del sagrado recinto. Además, incluye la instalación de las paredes del tabernáculo y su techado y el cercado del patio antes mencionado.

Todo aquel que construye aunque algo mínimo sobre un terreno o una casa, o les agregue algo – trasgrede la prohibición de la Torá de «construir». Por lo tanto, si había un pequeño orificio en la pared y fue tapado, o si había un pequeño pozo en el suelo del patio y fue rellenado,  si se agregó sobre la pared cemento o revoque, o si se agregó agua al hormigón para endurecerlo – trasgredió la prohibición de la Torá (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 102(B), 73(B)).

Toda acción prohibida en el marco de la labor de «construir» implica la prohibición de la acción contraria en el marco de la labor de «demoler», siempre y cuando la demolición reporte algún beneficio. Empero, la demolición con el mero fin de destruir está prohibida rabínicamente. ¿Qué demolición reporta beneficio? Aquella que se realiza a los efectos de volver a construir mejor, la excavación de un pozo en la tierra a los efectos de colocar cimientos y la perforación de un orificio en la pared para atornillar en su interior un tornillo (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 31(B), Rambám 10:15).

Cuando el mero acto de demoler reporta un beneficio, aunque no sea a los efectos de volver a construir, se trasgrede la prohibición de «construir». Por ejemplo: cuando se quita el cemento sobrante adherido al suelo o a la pared, o cuando se excava un pozo para ocultar objetos y si se perfora un orificio en la pared para almacenar objetos (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 102(B)).

Otra labor vinculada a la construcción de casas o elaboración de utensilios es la de dar «el toque final» («Maké Bepatish«), que implica la terminación de los mismos. Por ejemplo, tras concluir la construcción de una casa a veces quedan piedras que sobresalen de la pared y se las golpea con un martillo para enderezarla. Asimismo, tras elaborar un utensilio metálico, a veces quedan prominencias las cuales eran golpeadas con un martillo para alisarlas. Esta labor posee derivaciones tales como la reparación de utensilios con desperfectos y el mejoramiento de otros ya terminados. Otra derivación es hacer una ventana en la pared para que ingresen luz y aire (Rambám 10:16). En algunos casos, la Guemará discute (Shabat 102(B)) respecto de si diferentes labores están prohibidas por tratarse de «construir» o de «dar el toque final». No nos habremos de explayar en este asunto ya que la finalidad de este libro es aprender qué está permitido y   qué está prohibido, tanto por la Torá como por los sabios.

La Torá prohíbe elaborar quesos en Shabat porque durante el proceso las diferentes partes del mismo se conglomeran y unifican, lo cual es típico de «construir» (Rambám 7:6). Asimismo, está prohibido hacer una bola o un  muñeco de nieve, mas como estos no perduran, la prohibición es de carácter rabínica.

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *