14 – La apertura de latas de bebida y la separación de vasitos de plástico de los productos lácteos.

Hay quienes prohíben abrir la lengüeta de metal de las latas de bebida pues temen que se trasgreda la prohibición de «construir», ya que al retirarla se obtiene un orificio prolijo que sirve para beber. Asimismo, estos juristas temen que se trasgreda la prohibición de «cortar a medida» ya que al retirar la lengüeta se realiza un corte exacto.

Sin embargo, muchos juristas lo permiten pues la lata está destinada a ser usada una sola vez, por lo que retirar la lengüeta no conlleva la elaboración de un recipiente o utensilio sino que se asemeja a quebrar un barril para extraer el vino que está en su interior. Según esta opinión tampoco se está ante la prohibición de «cortar a medida» pues esta aplica únicamente si se corta según medida exacta, empero, cuando no importa dónde se corta y toda la finalidad es realizar un orificio que permita la salida del líquido contenido, se permite efectuar el orificio más cómodo, o sea, retirar la lengüeta.

 

Quien quiera adoptar la actitud flexible puede hacerlo, y quien quiera adoptar la opinión más estricta que no beba por el orificio obtenido mediante el retiro de la lengüeta sino que habrá de verter el líquido en un vaso de modo tal que evidencie que no tiene interés en efectuar un orificio en la lata. Quien quiera adoptar una actitud aún más estricta ha de tener cuidado de retirar la lengüeta  mas no hasta el final, menos de lo acostumbrado durante la semana. De esta manera el corte no se realiza hasta el final y la lata no es apta para un uso decoroso.

Surgió la duda si se pueden separar los vasos de plástico de los productos lácteos que vienen unidos por una juntura blanda y separables mediante presión.

Hay juristas que opinan que dado que se los quiere separar en el sitio previamente marcado se trasgrede la prohibición de «cortar a medida». Además, estos juristas temen que se realice la labor del «toque final» pues mediante la separación se transforman en aptos para su uso.

Otros juristas adoptaron una actitud más flexible ya que únicamente cuando se requiere de un corte exacto nos encontramos ante la prohibición de «cortar a medida», mientras que en este caso lo que se busca es separar los vasos el uno del otro sin que importe dónde exactamente se ha de efectuar el corte. Tampoco se trata de dar el «toque final» ya que los vasitos ya estaban listos con anterioridad y la separación solamente implica retirar un impedimento exterior.

En la práctica, quien quiera conducirse según la opinión flexible tiene juristas en los cuales apoyarse, y quien adopte una actitud más estricta será bendecido. Lo más correcto es separar los vasos antes de Shabat.

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *