12 – La apertura de bolsas de leche o paquetes de azúcar.

https://ph.yhb.org.il/es/01-15-12/

Se permite abrir la tapa adherida a los vasitos de productos lácteos. Asimismo, se permite rasgar las envolturas de galletas o chocolates ya que el papel envoltorio está destinado a ser usado una sola vez, por lo que resulta secundario respecto del alimento contenido. Lo mismo con la cáscara de la naranja que es secundaria respecto del fruto y por lo tanto se la puede cortar o pelar.

De la misma forma, se permite efectuar un orificio en la bolsa de la leche para poder servirla; abrir la etiqueta que abre el paquete de azúcar y abrir una bolsa de dulces, caramelos o demás alimentos.

Los sabios permitían cortar en Shabat cestos elaborados a partir de hojas de palmera destinados a contener los dátiles hasta que maduren. Esto obedece a que el cesto es un recipiente carente de importancia y totalmente secundario al alimento contenido. Por lo tanto, así como se permite cortar la cáscara de un fruto, de la misma forma se permite cortar una cesta para extraer los dátiles de su interior (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 146(A), KolBó, Shulján Aruj 314:8).

Hay juristas que adoptaron una actitud más estricta y prohibieron hacer un orificio de apertura en la bolsa que envuelve a un alimento si este ha de permanecer un tiempo más en el interior del empaque, como en el caso de las bolsas de leche o los paquetes de azúcar. Esto se debe a que si tenemos la intención de hacer un orificio de apertura prolijo por medio del cual se pueda extraer el contenido, resulta que el orificio implica una elaboración o reparación y no una destrucción del recipiente (Jazón Ish 51:10). Según esta opinión, la única manera de abrir una bolsa o paquete es mediante su completa destrucción y pasaje del contenido a otro recipiente.

En la práctica, la halajá es de acuerdo a la opinión más flexible pues estas bolsas carecen de importancia y son tiradas a la basura ni bien el contenido es terminado, por lo que se permite efectuarles un orificio que facilite el consumo y usar las bolsas en cuestión hasta su vaciado.

Además, es menester recordar que al momento de rasgar la bolsa es importante tener cuidado de no cortar letras. De todas maneras, en caso de necesidad se permite abrir la bolsa aunque algunas letras sean cortadas (ver adelante 18:3).

Se permite rasgar envoltorios que contienen otros productos necesarios para Shabat, como por ejemplo pañuelos de papel y paquetes de pañales. Sin embargo, como se habrá de usar el paquete más adelante, en este  caso es bueno hacer una abertura peor que la acostumbrada en días de la semana. Según la opinión más estricta, es necesario romper el envoltorio de modo tal que no sirva más como tal. La halajá es conforme la opinión más flexible.

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *