11 – La apertura de latas de conservas.

https://ph.yhb.org.il/es/01-15-11/

Se permite abrir latas de conservas en Shabat a los efectos de ingerir su contenido; debido a que estas fueron elaboradas para ser usadas una sola vez, carecen de la importancia de un recipiente y se las considera cual cáscaras de nueces. Por lo tanto, así como se permite quebrar una cáscara de nuez para comer el fruto, de la misma forma se permite abrir una lata de conservas para ingerir su contenido.

Estudiamos en la Mishná (Shabat 146:1) que «se puede quebrar un barril a los efectos de ingerir pasas de higos siempre y cuando no se tenga la intención de elaborar un recipiente» con este. Muchos explicaron que se trata de un barril de mala calidad («mustaki«) destinado a ser usado una sola vez, y dado que carece de importancia resulta secundario respecto de su contenido, tal como la cáscara de nuez es secundaria respecto del fruto. Por lo tanto, se permite quebrar el barril para ingerir las pasas de higo. El barril se rompía tratando de evitar que las pasas de higo se desparramen, siendo la  ruptura por la parte superior y los frutos permanecían en su interior hasta que se terminaban de consumir. Sin embargo, los sabios establecieron una condición: «siempre y cuando no se tenga la intención de elaborar un recipiente», esto es, si al barril se le hace una apertura prolija y se lo prepara para almacenar otras cosas – se trata de la elaboración de un utensilio y se trasgrede una prohibición (Shulján Aruj 314:1).

Lo mismo ocurre con la lata de conservas. Se permite abrirla en Shabat para ingerir su contenido, y aunque pasen varios días hasta que este sea totalmente consumido, el recipiente carece de importancia por cuanto que ni bien esté vacío será arrojado a la basura. En cambio quien tiene la intención de introducir en el interior de la lata otros alimentos, no la podrá abrir en Shabat pues al hacerlo estará tornándola apta para su uso.

Hay juristas que tomaron una actitud más estricta y no permiten abrir una lata de conservas en Shabat, aunque se tenga la intención de arrojarla a la basura tras el consumo de su contenido, por cuanto que en la práctica la lata abierta es  apta para almacenar otros alimentos y quien la abre la transforma en recipiente (Jazón Ish 51:11). Sin embargo, en la práctica, la halajá es de acuerdo a la opinión más flexible por cuanto que se trata de empaques o envolturas diseñadas para ser usadas una sola vez, y por lo tanto no hay prohibición de abrirlas. Quien quiera adoptar una actitud más estricta, que abra las latas en víspera de Shabat y si necesita abrirlas el sábado que las vacíe ni bien las abra.

Esta entrada fue publicada en 15 - "Construir" ("Boné"), "demoler" ("Soter") y "el toque final" ("Maké Bepatish"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *