06 – El timer («Shaón Shabat») y la postergación de su accionar.

https://ph.yhb.org.il/es/01-17-06/

Las prohibiciones de Shabat entran en vigor desde su inicio, empero antes de esto se permite realizar acciones cuyas consecuencias se prolongarán durante el día. Un ejemplo notorio de esto es la activación del timer conectado al flujo eléctrico y que lo interrumpe o reestablece conforme a la previa programación. De esta manera, hoy día se puede hacer que las lámparas eléctricas se enciendan y apaguen en el correr del  Shabat. Por ejemplo, antes de Shabat se pueden encender las luces de la casa y programar el timer para que se apaguen a la hora de ir a dormir y nuevamente se enciendan a la hora de la comida de la mañana, para luego volver a apagarse hasta el nuevo encendido a la hora de la tercera comida («Seudá Shelishit«). Asimismo, se puede instalar un timer en el tomacorriente y conectarle un horno eléctrico o un ventilador para que se enciendan y apaguen a las horas deseadas.

En el caso de una persona que programó un timer para que las luces en Shabat se apaguen a las once de la noche y al final cambió de idea y quiso continuar estudiando hasta las doce, hay juristas que, basados en las sentencias de los sabios, opinan que no puede hacer cambios mientras las lucres funcionan y postergar el horario de apagado de luces moviendo las manecillas del timer ya que lo consideran parte del sistema de iluminación. Esto se puede aprender de la norma que prohíbe colocar una cáscara de huevo llena de aceite junto a una vela para que ésta no tome del aceite en cuestión (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 29(b), ídem Beitzá 22(A)).

Por otra parte, el Rabino Auerbach y otros rabinos consideran que quien pospone la acción de apagado de luces se asemeja a quien tiene una vela encendida en la habitación y al comenzar a soplar el viento cierra la ventana para evitar que se apague, lo cual es permitido conforme todas las opiniones y permite que la vela continúe ardiendo. Esto se debe a que la acción no se realiza en el cuerpo mismo de la vela sino que impidió que ingrese el viento, por lo tanto no hay acción prohibida. Asimismo, quien pospone la acción del timer no realiza acción alguna en el cuerpo mismo de la lámpara o aparato eléctrico sino que evita, por un tiempo más, la puesta en funcionamiento del dispositivo. Dado que su uso está permitido, no se debe considerar como «Muktze» a los botones del timer.

Dado que la línea de razonamiento de los juristas más flexibles es muy sólida y es la práctica más acostumbrada, se puede, a priori, confiar en esta postura. Por lo tanto, toda acción que prolongue el estado actual del timer está permitida. Si la electricidad está desconectada se permite prolongar esta situación y así la luz se ha de encender más tarde. Si la electricidad está conectada, se permite prolongar esta situación para que la luz se apague más tarde. Asimismo, cuando la luz está apagada se permite bajar el botón que enciende las lámparas para que una vez que llegue la hora en la que el timer las enciende, estas permanezcan apagadas (Shmirat Shabat Kehiljatá 13:26-33).

Empero, no se permite cambiar el timer de modo tal que se adelante el momento de encendido o apagado. Por ejemplo, si este estaba programado para que apague las luces a la medianoche y las personas decidieron irse a dormir más temprano – se prohíbe adelantar el horario de apagado. Aunque el apagado no se realice con las manos puesto que las luces no se apagan de inmediato sino tiempo después de que se mueven las manecillas del timer, de todas maneras provocar el apagado está prohibido rabínicamente. Asimismo, si se le programó de modo tal que encienda las luces a las 10:00 de la mañana, se prohíbe mover los botones para que se encienda más temprano ya que los sabios prohibieron provocar el encendido de una luz.

Esta entrada fue publicada en 17. La electricidad y los artefactos eléctricos.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *