12 – Cuando al ingresar a una habitación se enciende automáticamente la luz.

https://ph.yhb.org.il/es/01-17-12/

No se debe ingresar a una habitación que tiene instalado un mecanismo eléctrico que enciende la luz o el aire acondicionado al entrar. Quien lo hace no puede argüir que no tuvo la intención de encender la luz o el aire acondicionado ya que es sabido que al entrar es lo que habría de ocurrir.

Este problema suele presentarse con habitaciones y baños de hoteles y quienes se alojan deben tener la precaución de hacer que los mecanismos en cuestión sean desconectados. Quien no lo hizo y Shabat ya comenzó, habrá de pedir a un no judío que le abra la puerta y se quede con él un poco de tiempo para que disfrute así tanto de la luz como de la climatización. Recién entonces se pueda considerar que los encendió para sí y por ende un judío podrá disfrutar de estos posteriormente (adelante 25:2).

Si se está dentro del baño y se sabe que al salir de este se apagarán tanto la luz como el aire acondicionado, en caso de que sea posible o fácil permanecer en el interior del mismo o si está por llegar un no judío que puede desactivar el mecanismo automático, es mejor esperar. Empero, si la espera causa al judío malestar podrá salir del baño. Esto obedece a que los mecanismos de luz y aire se apagan automáticamente a los efectos de ahorrarle electricidad al hotel y a quien sale del baño no le importa, por lo que estamos ante un caso «Psik reisha dela nija lei» (consecuencia inevitable no procurada) de una prohibición rabínica, pues el apagado de luces o climatización es una acción prohibida rabínicamente según todas las opiniones. En caso de necesidad se puede actuar con flexibilidad (ver arriba 9).

Sin embargo, tal como aprendimos, luego no podrá volver a la habitación, pues al ingresar la luz y el aire acondicionado se encenderán por lo que sólo en caso de que un no judío le acompañe podrá hacerlo. Por lo tanto, nuestro consejo para un caso así es pedir a un no judío que desconecte el mecanismo automático y entonces podrá entrar y salir de la habitación sin limitante alguna.

Esta entrada fue publicada en 17. La electricidad y los artefactos eléctricos.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *