04) ¿Cuándo resulta conveniente que un comensal recite la bendición de «Hamotzí» por todos sus compañeros?

Dos personas que se sientan a comer pan y se pusieron de acuerdo en comer juntos, es conveniente que uno de ellos recite la bendición por el pan en voz alta y por intermedio de esta haga cumplir también a su compañero con su deber, ya que una bendición que se recita para dos personas es más notable o importante que cuando se recita para una sola. Dado que quien escucha el recitado de la bendición cumple de esta manera con su deber, tendrá prohibido hablar hasta que coma ya que eso se consideraría interrupción. Empero si cada uno come por separado y no se esperan el uno al otro – cada cual debe recitar su propia bendición (Shulján Aruj 167:11. Ver adelante 5:2).

Según esto se puede comprender por qué en Shabat cuando toda la familia come junta se espera a que todos hayan terminado de abluir sus manos; recién entonces el dueño de casa recita la bendición de «Hamotzí» en voz alta y los demás comensales responden «Amén» y de ese modo cumplen con su deber de bendecir. Esto se debe a que como se pusieron de acuerdo en comer conjuntamente, la práctica de mayor nivel de excelencia (en el cumplimiento) es que uno recite la bendición de «Hamotzí» para todos. Entonces, cada uno de los presentes debe tener el cuidado de no hablar hasta haber comido.

En el caso de una comida multitudinaria, si bien todos se reunieron para comer juntos es preferible que en cada mesa un comensal recite la bendición de «Hamotzí» para sus compañeros que abluyeron las manos junto a él, pues de esperarse a que todos laven sus manos se podría generar una demora excesiva entre la ablución y el recitado de la bendición.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 03 - La bendición de Hamotzí. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *