06) ¿Por cuáles alimentos y bebidas se debe recitar una bendición durante la comida?

El pan es el alimento principal del ser humano. Vemos que nuestro patriarca Ya´akov al huir de su hermano Esav rezó por pan, tal como está escrito (Bereshit-Génesis 28:20): «Ya´akov formuló un voto diciendo: Si D´s habrá de estar conmigo y habrá de protegerme en esta senda, en la cual yo estoy encaminado y habrá de darme pan para comer y ropa para vestir«. Asimismo, encontramos que durante la hambruna en Egipto, los egipcios se dirigieron a Iosef y le dijeron (ídem 47:15): «Danos pan. ¿Por qué habremos de morir frente a ti?» y estaban dispuestos a vender todo cuanto tenían a cambio de pan. De igual manera, cuando Iosef abasteció de alimentos a la casa de su padre, todo cuanto les dio fue denominado como pan, tal como está escrito (ídem 12): «Sustentó Iosef a su padre y a sus hermanos y a toda la casa de su padre; con pan, de acuerdo al número de los infantes«. También en el libro de Daniel (5:1) nos encontramos con que el Rey Belshatzar, cuando ofreció un gran festín, el texto hebreo dice literalmente que «hizo un gran pan«.

Vemos que en general, el alimento del ser humano es denominado pan y por lo tanto la bendición de «Hamotzí» exime de recitar otras por todos los alimentos que forman parte de la comida, tales como la carne, el pescado, las papas, el arroz, las lentejas, el queso, la ensalada de verduras, las ensaladas cocidas y similares. Y aunque se coma estos alimentos solos, en ausencia de pan, la bendición de «Hamotzí» habilita la ingestión de todos estos. Esto se debe a que la bendición de «Hamotzí» no se refiere específica y únicamente a la ingestión de pan y aquello que ingerimos junto a este, sino a todos los alimentos destinados a satisfacernos, pues el objetivo principal del pan es colmar nuestro apetito. Por ende todo aquello que sea ingerido a los efectos de quedar satisfechos se considera secundario respecto al pan e incluido en su bendición. Es necesario destacar que a los efectos de que la bendición por el pan incluya a las referidas a los demás alimentos aun cuando sean consumidos solos, es necesario que se ingiera por lo menos el equivalente a un «kazait» de pan (unos 29 gramos) antes de pasar a ingerirlos por separado.

Empero alimentos destinados a fungir como postre, los cuales el hombre acostumbra ingerir en función de su buen sabor y no con el objetivo de aplacar el hambre, como por ejemplo: dátiles, uvas, sandía y similares- no están incluidos en la bendición inicial de «Hamotzí». Esto se debe a que la bendición de «Hamotzí» recae únicamente sobre alimentos destinados a alimentar y satisfacer a la persona y son el componente principal de la ingesta, empero los postres que se ingieren en virtud de su buen sabor y se suelen comer al final de la comida o entre las comidas – se consideran un agregado que requiere de una bendición separada.

Por esta razón, quien ingiere frutos del árbol recita «Boré Prí Haetz«, quien come sandía recita «Boré Prí HaAdamá» y quien saborea un flan o un helado recita «Shehakol Nihiá Bidvaró«. Todo esto es referido a la bendición inicial por los alimentos, empero respecto de la final no es necesario recitar ninguna bendición por cuanto que «Birkat HaMazón» exime de la necesidad de recitarlas por todos los alimentos consumidos durante la comida, tanto con el propósito de alimentarse o con el de saborear un postre (Shulján Aruj 177:1).

Líquidos que suelen beberse durante la comida tales como agua, jugo y bebidas alcohólicas quedan incluidos en la bendición de «Hamotzí». Asimismo, el café y el té que suelen beberse después de la comida se los considera parte integral de esta y quedan incluidos en el recitado de la bendición de «Hamotzí». Sin embargo en el caso del vino dada su importancia no queda incluido en la misma (adelante 7:3).

Respecto a bebidas alcohólicas que se beben después de la comida, en caso de ser digestivas y destinadas a brindar una buena sensación posterior a la ingesta quedan incluidas en la bendición de «Hamotzí». Empero cuando las bebidas alcohólicas están destinadas a servir como postre para ser saboreadas – se debe recitar por estas la bendición de «Shehakol».

Esta entrada fue publicada en Capítulo 03 - La bendición de Hamotzí. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *