10) ¿Cuál es alcance de la bendición de «Hamotzí»?

La bendición de «Hamotzí» por el pan incluye a todos los alimentos y bebidas que suelen consumirse durante la comida, y aunque esta dure largas horas la bendición inicial sigue vigente para todo cuanto se ingiera.

En el caso de quien decidió terminar de comer de forma definitiva y cambió de idea y deseó comer algo más, los juristas debatieron si debe o no recitar una bendición previo a continuar comiendo.

A los efectos de salir de duda es correcto que se abstenga de continuar comiendo. Y si tras el recitado de «Birkat Hamazón» desea comer o beber deberá recitar las bendiciones correspondientes tanto previas como posteriores.

En caso de ya haber abluido sus manos con las aguas posteriores («maim ajaronim») previo al recitado de «Birkat Hamazón», se lo considera como quien ya lo comenzó a recitar y aunque cambie de idea y quiera comer más, deberá primeramente recitar «Birkat Hamazón», y en caso de así desearlo, podrá comer y beber posteriormente recitando las bendiciones correspondientes tanto las anteriores a la comida como las posteriores (Shulján Aruj 179:1).

Un invitado que pensó que la comida llegó a su fin y en su mente se hizo a la idea que no comerá más y luego trajeron a la mesa más alimentos – podrá seguir comiendo sin recitar bendiciones suplementarias ya que él se respalda en el criterio del anfitrión. Otro tanto ocurre en el caso de quien confía o sigue el criterio de su mujer, o el caso de comensales que se hallan en un salón comedor y que confían o siguen el criterio del cocinero. Empero si el invitado decidió que, aunque le traigan más alimentos no habrá de comerlos y luego cambia de opinión y desea comer, es oportuno que se abstenga de hacerlo y recite «Birkat Hamazón» (Shulján Aruj 179:2).

Quien dejó de comer en medio de la comida a los efectos de rezar, al retornar a la mesa no precisa volver a recitar bendiciones pues no hubo interrupción en su intención de seguir comiendo (Shulján Aruj 178:6). Quien padece de somnolencia estando sentado a la mesa y dormita, aunque sea durante una hora, no se considera que hubo interrupción y podrá seguir comiendo sin necesidad de volver a recitar bendiciones. Empero quien se retiró a su cuarto y durmió en su cama, se considera que interrumpió su intención de seguir comiendo y al retornar a la mesa deberá abluir sus manos recitando «Al Netilat Iadaim» y bendecir antes de comer (Shulján Aruj 178:7, Mishná Berurá 48).

Quien tiene la intención de ingerir alimentos que tiene en su casa y en la mitad de la comida llegaron amigos y le trajeron más comida, o si tras terminar lo que tenía en su casa cambió de idea y pidió que le traigan más alimentos de la tienda o de los vecinos – debe recitar bendición previa por estos alimentos pues con seguridad no los tenía en mente cuando bendijo «Hamotzí» (Mishná Berurá 174:18).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 03 - La bendición de Hamotzí. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *