02 – El caso de una persona enferma que requiere reposo pero cuya vida no corre peligro.

En el caso de un enfermo que sufre padecimientos, mientras su vida no corra riesgo tiene prohibido ingerir alimentos o líquidos. Esto obedece a que el ayuno en Kipur es un precepto de la Torá, por lo que se suspende únicamente en caso de peligro  de muerte («pikuaj nefesh»). Esta es la diferencia entre el ayuno de Kipur y los demás ayunos, ya que en el caso del primero los enfermos están preceptuados de cumplirlo por tener su origen en la Torá, mientras que en el caso del ayuno del 9 de Av, que es de origen rabínico, los enfermos están exentos de observarlo. En el caso de los ayunos menores hasta las embarazadas y las que amamantan están exentas de hacerlo (Pninei Halajá Zmanim 10:2-4).

Por lo tanto, enfermos de gripe, anginas y similares, dado que sus vidas no corren riesgo deben ayunar en Yom Kipur. Es preferible que el enfermo se mantenga recostado en su cama todo el día sagrado, no acuda a la sinagoga y se abstenga de ingerir líquido alguno. Esto obedece a que el precepto primordial del día es el ayuno, por medio del cual Hashem purifica al pueblo de Israel de todas sus trasgresiones. Quien permanece recostado debe procurar rezar lo más posible; en caso que le cueste leer directamente del Majzor que intente recitar plegarias propias y personales que surjan de su corazón, pero que de ninguna manera ingiera o beba cosa alguna.

De todas maneras, en el caso de un enfermo que sufre padecimientos puede tragar una píldora para aliviarlos con la condición que los comprimidos no posean un gusto agradable, debiendo ser meticuloso de tragarlos sin agua. Quien no lo pueda hacer y requiera agua, deberá masticar la medicación amarga y tragarla; o bien, mezclar un poco de agua con una gota de jabón a fin de afectar un poco el gusto, y con ese agua podrá tragar la píldora. Asimismo, quien sufre de dolores de cabeza intensos por falta de café, puede tomar píldoras que contienen cafeína o píldoras para aliviar este tipo de dolores. También quienes sufren de migrañas tienen permitido tomar las píldoras necesarias antes de que el dolor haga aparición, a los efectos de evitarlo.

Esta entrada fue publicada en 08 - Las leyes del ayuno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *