04 – ¿Quién define cuándo hay peligro?

https://ph.yhb.org.il/es/15-08-04/

En términos generales, la decisión está en mano de los médicos quienes en función de la información de la que disponen y su experiencia profesional deben establecer cuándo estamos ante un peligro de vida y cuándo no.

Empero, el problema radica en que muchos médicos, tanto sea por exceso de temores como por falta de valoración del precepto, indican a todos los pacientes que coman y beban en Yom Kipur. Además hay médicos que creen que si indican al paciente ingerir alimentos o bebidas en cantidades pequeñas y espaciadas no quiebran prohibición alguna, cuando en realidad la Torá también prohíbe este tipo de ingestión. Por lo tanto, sólo en caso que el estado del paciente se torne riesgoso permitiéndosele  comer y beber, es preferible de ser posible, que lo haga espaciadamente en pequeñas cantidades (tal como se explicará en el próximo inciso).

Por esta razón, los enfermos deben consultar un médico temeroso del cielo. El temor a D´s no se desprende necesariamente del hecho que el doctor use kipá sino que lo principal es que se trate de una persona recta, honesta, y que decida con máxima responsabilidad tomando en cuenta tanto la santidad del ayuno como la de la vida humana.

En el caso de un médico temeroso de D´s que duda, debe pensar qué haría si se enterara que un enfermo con estas características ayuna. Si está dispuesto a viajar diez minutos a los efectos de ordenarle que coma y beba para salvarlo del riesgo posible, es señal que se trata de un caso de peligro de vida y por lo tanto debe indicarle que ingiera alimentos y bebida en Yom Kipur. En cambio, si a pesar de su responsabilidad por la vida humana no está dispuesto a viajar en Yom Kipur diez minutos a los efectos de ordenar al paciente que coma y beba, esto es señal que no estamos ante un caso de peligro de vida y deberá indicar al paciente que ayune. Este consejo es válido para un médico común que por una parte no es haragán y por otra no le gusta correr atrás de sus pacientes.

En el caso de un enfermo que se equivocó y consultó a un médico que no es temeroso del cielo y este le indicó que coma y beba, debe apresurarse a consultar, antes de Yom Kipur, a un médico temeroso. En caso que no haya alcanzado a ubicarlo, que coma y beba en Yom Kipur ya que si aun tenemos dudas respecto de si el doctor le respondió certeramente la consulta en cuestión; en esta situación optamos por la actitud más estricta: el paciente habrá de comer y beber.

Además, es necesario saber que si bien la prerrogativa halájica de decidir respecto del ayuno les fue asignada a los médicos, si el paciente entiende que está en situación de riesgo y para superarla debe ingerir alimentos y bebida, aunque los médicos consideren que está fuera de todo peligro debe comer y beber. Esto obedece a que a veces el paciente percibe la gravedad de su situación mejor que el médico, tal como está escrito (Mishlei-Proverbios 14:10): «Cada corazón conoce la amargura de su alma» (Talmud Babilonio Tratado de Yomá 83 (A), Shulján Aruj 618:1). Sin embargo, si el enfermo sostiene que debe  comer y el doctor considera que ingerir alimentos pone en riesgo su vida, prevalece la opinión médica (Aruj Hashulján 618:5-6, Shmirat Shabat Kehiljatá 39:4).

Esta entrada fue publicada en 08 - Las leyes del ayuno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *