10 – Mujer que amamanta.

Tal como ya vimos, las mujeres embarazadas y las que amamantan deben ayunar en Yom Kipur (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 54(B), Shulján Aruj 617:1). Si bien el amamantamiento dificulta el ayuno por causar una pérdida suplementaria de líquidos esto no implica riesgo de vida por lo que la mujer en cuestión debe ayunar. El ayuno de la madre tampoco implica riesgo para el bebé, ya que aunque disminuya la cantidad de leche esto no lo pone en peligro de vida. Además, al bebé se le puede dar fórmula o agua azucarada para que de esta manera no sienta los efectos del ayuno.

Un consejo práctico para quienes amamantan es que se salteen alternadamente dos amamantamientos y de esta manera pasarán el ayuno con relativa facilidad. Esto es, una mujer que amamanta cada tres horas, deberá hacerlo a las diez de la mañana, a la una que dé al bebé fórmula o sustituto, luego que vuelva a dar pecho a las cuatro y fórmula a las siete. De esta manera no sentirá tan intensamente el ayuno y la cantidad de leche no ha de disminuir tanto. Hay bebés que se niegan a recibir de sus madres fórmula sustituta o agua azucarada por lo que es necesario que otra persona se los de.

Sin embargo, cuando el bebé está débil, tiende a estar enfermo y si el médico considera que necesita específicamente leche materna y se teme que el ayuno afecte la disponibilidad de la madre de modo considerable, la mujer en cuestión podrá beber espaciadamente cantidades inferiores al mínimo punible, de acuerdo a las indicaciones de un médico temeroso del cielo (Beur  Halajá 617:1).Sin embargo, se trata de un caso muy poco frecuente ya que si la mujer que amamanta bebe antes del ayuno unos cinco o seis litros de agua, es muy probable que no disminuya su disponibilidad de leche durante Yom Kipur. Es recomendable que la mujer que amamanta comience a beber más agua que lo habitual tres días antes del ayuno, que duerma más horas y así su  disponibilidad de leche aumentará. Además, se puede extraer leche para varias comidas en los días anteriores al ayuno;  de esta manera el bebé dispondrá de abundante leche en Yom Kipur y no se teme que la disponibilidad disminuya.

Esta entrada fue publicada en 08 - Las leyes del ayuno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *