05 – ¿Qué enfermo es preferible que coma y beba pequeñas cantidades espaciadas inferiores al mínimo punible («shiurim»)?

Cuando según la indicación médica, el enfermo en riesgo de vida no necesita beber y comer una cantidad importante de inmediato, muchos de los grandes sabios medievales escribieron que es mejor que lo haga con interrupciones, e ingiriendo menos de la cantidad mínima que hace a la persona pasible de castigo (tal como se verá más adelante). Si bien la Torá prohíbe igualmente la ingestión de pequeñas cantidades, al pasarse de la dosis mínima estamos ante una gravedad aun mayor: en caso de ser ingerida voluntariamente conlleva castigo de «Caret» y en caso de ser ingerida involuntariamente implica ofrendar un sacrificio de Jatát (en tiempos del Templo de Jerusalém), por lo que es importante que la persona que de todas maneras ingiere comida o bebida en Kipur, lo haga en porciones inferiores al mínimo punible.

Sin embargo, cuando se teme que la bebida y la comida en cantidades inferiores al mínimo punible (shiur) puedan implicar una alimentación negligente del paciente, este debe alimentarse como de costumbre. Por ejemplo, si una parturienta está cansada, es mejor que beba de manera habitual para que así pueda dormir continuadamente y no necesite estar despierta para alcanzar a ingerir las pequeñas dosis espaciadas.

En el caso de enfermos de diabetes, que carecen aún de una solución estable a su condición, deben ser tomados con gran precaución. Si se teme que ingerir alimentos en dosis inferiores al mínimo punible y espaciadamente pueda implicar, que por descuido, no se alimenten correctamente, habrán de hacerlo de forma continua. Es mejor que recen con Minián en la sinagoga y coman cada tantas horas más que el mínimo punible a que por ingerir dosis menores y espaciadas no puedan asistir al rezo público.

¿Cómo se ingieren alimentos y bebidas en cantidades inferiores al mínimo punible  y espaciadamente? La cantidad de líquido es «meló piv», esto es, el volumen de líquido que colma una sola mejilla; cada quien de acuerdo al tamaño de su boca. Dado que este volumen varía de persona en persona, el enfermo debe revisar cuánta agua cabe en una sola de sus mejillas, verterla luego en un vaso y marcar hasta dónde llega el nivel del líquido. En cada ocasión que beba durante Kipur, deberá ingerir una cantidad menor a esta marca. A priori, estas mediciones deben ser realizadas antes del inicio del ayuno.

La medida de ingestión de alimentos es el volumen de un dátil grande- «kekotebet hagasá»- inferior al de un huevo. Se considera que treinta centímetros cúbicos es la medida inferior al mínimo punible (Shulján Aruj 612:1-5, 9-10).

El lapso de tiempo a transcurrir entre las diferentes ingestiones de líquido y las de alimentos a los efectos de que sean espaciadas, debe equivaler al tiempo que lleva comer un pan («zman ajilat pras»). Dado que hay quienes consideran que este lapso equivale a nueve minutos, a priori es el tiempo que se debe esperar. En caso que sea necesario ingerir mayor cantidad de alimentos o líquidos se puede reducir la espera a siete minutos. En el caso que sea necesario beber más se puede reducir la espera a un minuto, ya que hay juristas que entienden que a los efectos de la ingestión de líquidos, este lapso de espera es suficiente (Shulján Aruj 618:7-8). No existe diferencia entre agua y demás líquidos, por lo que se le recomienda al paciente que debe beber cantidades pequeñas y espaciadas, que consuma líquidos ricos en calorías para que de esta manera no necesite comer.

Esta entrada fue publicada en 08 - Las leyes del ayuno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *