07 – Las leyes relativas a la alimentación de enfermos con riesgo de vida y de niños.

Los enfermos con riesgo de vida y los niños que comen en Yom Kipur deben recitar las bendiciones correspondientes por los alimentos y bebidas antes de ingerirlos. Si comieron o bebieron una cantidad que hace necesario el recitado de la bendición final, esta se ha de recitar. En el caso de un enfermo con riesgo de vida que ingiere espaciadamente alimentos o bebidas en cantidades menores al mínimo punible, no recita la bendición final ya que bebe menos que la medida de «meló logmav» en cada sorbo y la cantidad de líquido que requiere de bendición final es el «reviit» (75 mililitros, Pninei Halajá Berajot 10:10).

Respecto de la ingestión de alimentos, aunque la persona haya comido espaciadamente menos que la cantidad mínima punible, debe igualmente recitar la bendición final ya que el volumen mínimo punible de Kipur es 30 centímetros cúbicos y esto es más que el volumen de una aceituna («kazait»), medida de consumo tras la cual normalmente es obligatorio recitar bendición final (Pninei Halajot Berajot 10:5).

Ya vimos (inciso 5) que cuando es posible – es preferible que el enfermo que está en riesgo de vida coma y beba menos que el mínimo punible, empero cuando esto implica una dificultad importante deberá comer y beber normalmente. Por ejemplo, en el caso de una parturienta que necesita dormir es mejor que coma y beba normalmente, así puede recuperarse como corresponde. Asimismo, en el caso de un diabético que reza con Minián es mejor que coma normalmente y rece en público sin temor a peligro alguno.

Quien come pan debe primeramente abluir sus manos mas no verterá agua sobre toda la palma de su mano, ya que de acuerdo a la Halajá alcanza con lavar hasta el comienzo de los dedos (nudillos). Sobre cada mano se debe verter agua dos veces ininterrumpidamente (Pninei Halajá Berajot 2:3, 2:11). En el caso de quien tiene la intención de comer menos que el equivalente al volumen de un huevo no habrá de recitar bendición por su lavado de manos y si tiene la intención de comer más que este volumen, deberá recitar la bendición «Al Netilat Yadaim» (Pninei Halajá Berajot 2:6).

Quien acostumbra siempre lavar sus manos con «maim ajaronim» antes de «Birkat Hamazón»  puede hacerlo también en Yom Kipur. Empero, quien no acostumbra hacerlo siempre, no lo hará en el sagrado día (ver adelante 9).

Quien come pan en un volumen superior al de una aceituna («kazait») debe adicionar en el Birkat Hamazón el pasaje de «Yaalé Veiavó» y recordar en este el día de Kipur. En caso de que haya olvidado adicionarlo no debe volver a bendecir. Si Yom Kipur cae en Shabat se debe adicionar al Birkat Hamazón el pasaje de «Retzé» y en caso de haberlo olvidado no se vuelve a bendecir.

Quien recita en Yom Kipur la bendición final triple o «Me´ein Shalosh» debe mencionar en esta el día de Kipur. En caso de olvido no se ha de volver a bendecir, ya que inclusive en un Shabat común quien olvida mencionar el día en esta bendición no vuelve a recitarla.

Hay juristas que opinan que en el caso de un enfermo con riesgo de vida que come en Kipur debe bendecir «hamotzí» con dos panes («lejem mishné). Cuando Kipur cae en Shabat deberá recitar Kidush previo a la comida. Sin embargo, la opinión mayoritaria de los juristas es que no es necesario recitar Kidush o bendecir sobre dos panes en Yom Kipur y así es la halajá final.

Esta entrada fue publicada en 08 - Las leyes del ayuno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *