04- Honrando al Shabat con la indumentaria.

https://ph.yhb.org.il/es/01-02-04/

Es mitzvá honrar al Shabat tal como está escrito (Ishaiahu 58:13): «Y llamarás al Shabat día de deleite y honroso, el día sagrado del Eterno». Es en honor al Shabat que no nos vistamos de la misma manera que en los días de la semana (Tratado de Shabat 113(A)), sino que la indumentaria sabática sea más elegante y pulcra. Los juristas escribieron, citando al Arizal, que es bueno no vestir en Shabat ninguna de las prendas que se usan habitualmente en la semana (Maguén Abraham 262:2). Esto significa que la ropa exterior debe ser especial para Shabat y fiestas, al tiempo que la ropa interior debe estar limpia y recién lavada. Hay quienes se esmeran al punto de adquirir calzado especial para Shabat (ver Shomer Shabat Kehiljatá 42 observación 206). Quien pasa el Shabat solo, debe también honrar al Shabat vistiéndose adecuadamente, pues la indumentaria no es en honor de quien ve a la persona sino en honor al Shabat (Mishná Berurá 262:6).

Una persona que se encuentra en un sitio en el cual carece de vestimentas especiales para Shabat, o un indigente que solo posee una muda de ropa, debe procurar embellecer su prenda lo más posible en honor al Shabat. El Talmud Jerosolimitano nos relata (Tratado de Peá 8:7) que Rabí Samlai enseñaba al público que una persona debe poseer dos mudas de ropa, una para la semana y otra para Shabat. Los alumnos al escucharlo lloraron frente a él diciéndole que eran pobres y solo tienen una muda. Rabí Simlai les respondió que a pesar de todo, debían embellecer esa única prenda en honor al Shabat. Es así que soldados en Shabat deben vestir uniforme «Alef» y de no ser posible, deben limpiar y acondicionar sus uniformes lo más posible.

Uno de los diez decretos que promulgó Ezra el escriba, fue que se lave la ropa el día jueves (Talmud Babilonio Tratado de Baba Kama 2:1). Este decreto tiene dos implicancias: a) que no se deben vestir en Shabat prendas que no estén limpias, razón por la cual el decreto obliga a lavar la ropa con anterioridad; b) dado que en la antigüedad el lavado de ropa era muy difícil y cansador, el hacerlo el jueves permitía dejar el viernes libre para cocinar y limpiar. Empero, hoy en día que el lavado de ropa se hace a máquina, está permitido lavar ropa el viernes ya que no implica un esfuerzo que pueda interferir con los demás preparativos. Sin embargo las prendas específicas que se han de vestir en Shabat es bueno lavarlas el día jueves tal como lo estableció Ezra.

En términos generales, del decreto de Ezra podemos aprender que es bueno ser precavido y no transformar al viernes en un día cargado con labores pesadas, sino que conviene dejarlo relativamente libre para así poder prepararnos para el Shabat con tranquilidad (Tal como lo vimos en el inciso 2).

Esta entrada fue publicada en 02. Los preparativos previos al Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *