07- La prohibición de ingerir una comida importante en vísperas de Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-02-07/

El viernes es el día indicado para los preparativos de Shabat, y por lo tanto los sabios prohibieron en este día fijar comidas importantes o banquetes que superen, en envergadura, a lo habitual durante la semana. Esto se debe a que si uno se excede en la comida del viernes  al mediodía, no tendrá apetito para la comida del viernes por la noche (Shulján Aruj Oraj Jaím 249:2). Más aún, comer abundantemente el viernes a mediodía implicaría menospreciar el Shabat, en cuanto a que se estaría equiparando sus comidas con las  de un día hábil (Prí Megadim). Además, estar ocupado con un banquete o comida importante el día viernes viene en detrimento de los preparativos para  el Shabat (Maguén Abraham citando a Rabenu Jananel). Incluso tratándose de una comida preceptiva, como el caso de la celebración de la conclusión del estudio de un Tratado del Talmud, no debe fijarse para el viernes. Sin embargo, antes del mediodía está permitido realizar una comida común en honor a la conclusión del Tratado.

El Talmud nos relata (Tratado de Guitín 38(B)) sobre una familia jerosolimitana que acostumbraba a celebrar banquetes el día viernes, y a consecuencia de ello se empobreció y tuvo que abandonar la ciudad.

Cuando la fecha de un banquete preceptivo es fija, como en el caso de un Brit Milá (ceremonia de circuncisión) al octavo día o un Pidión Haben (el rescate de un primogénito) en el trigésimo, está permitido celebrarlo un viernes. Esto se debe a que el día es fijo de acuerdo con la Torá y es preceptivo honrar el cumplimiento de la mitzvá con una comida, y por lo tanto su celebración no afecta el honor del Shabat. De todas maneras, lo correcto es celebrar el banquete antes del mediodía  para no afectar los preparativos sabáticos, y para que los asistentes coman la cena del viernes con apetito (Shulján Aruj 249:3, Mishná Berurá 13, 695:10, Beur Halajá que se inicia con la palabra מותר).

Lo que nuestros sabios prohibieron es un gran banquete, empero está permitido ingerir a lo largo de todo el día viernes una comida corriente. De todas maneras los sabios dijeron que es preceptivo no ingerir una comida acompañada de pan en las tres horas anteriores al inicio del Shabat, para llegar a la cena sabática apetentes. Algo de pasteles y frutas  está permitido ingerir hasta el mero inicio del Shabat, a condición de que su ingesta no venga en detrimento del apetito en la cena.

Algunos piadosos acostumbraban a no ingerir alimento alguno durante el día viernes pues sentían que de hacerlo su apetito se vería disminuido por la noche. A quien el ayuno le moleste o haga sufrir no es correcto que lo practique, para no llegar al Shabat sufriendo (Shulján Aruj 249:2-3, Mishná Berurá 18). De todas maneras es bueno que cada quien administre sus ingestas durante el día viernes, a los efectos de llegar con apetito a la cena de Shabat y así disfrutar de la misma.

Esta entrada fue publicada en 02. Los preparativos previos al Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *