08- La prohibición de realizar labores en la víspera de Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-02-08/

Los sabios prohibieron realizar labores a partir del horario de Minjá del viernes y quien trabaja a partir de esa hora no verá bendición en su esfuerzo. El horario de la prohibición es a partir de la “Minjá Menor” (“Minjá Ktaná”), o sea, dos horas y media (temporales halájicas) antes de la puesta del sol (Rashi).

Algunos juristas más rigurosos consideran que la prohibición entra en efecto a partir del horario de la “Minjá Mayor” (“Minjá Guedolá”) que es media hora temporal halájica posterior al mediodía (Maharam). Empero, como se trata de una regla rabínica se puede aplicar a priori la opinión menos rigurosa y trabajar hasta dos horas y media antes del inicio del Shabat (Shulján Aruj Oraj Jaím 251:1, Mishná Berurá 3). Inclusive quien ya terminó todos sus preparativos para el Shabat no debe de trabajar en ese momento pues no es honroso para éste, que contiguo a su inicio un judío se ocupe de una labor ajena a sus aprontes previos.

Los sabios prohibieron la realización de una labor permanente en esas horas, empero, una labor temporaria está permitida. Por lo tanto en esas horas está prohibido realizar trabajos de carpintería, sastrería, electricidad, labores importantes de jardinería, trabajo en el computador, escritura ritual de sifrei Torá, tefilín y mezuzot o revisación a sueldo de libros, pues todas estas, son labores permanentes. En cambio un especialista tiene permitido realizar una labor breve como, por ejemplo, instalar una trampa para cazar animales, poner en remojo materiales a los efectos de fabricar tinta o dar una orden al computador para que realice una tarea compleja, pues todas estas son labores temporarias.

Asimismo, está permitido en esas horas realizar labores que no requieren especialización, como por ejemplo, el riego de un jardín, la limpieza de una habitación, la costura de un botón, el lavado de ropa en la máquina y la escritura de una idea original de Torá (“jidush”) tanto sobre un papel como en la computadora. Está permitido recibir paga por estas labores temporarias, empero si se recibe un salario fijo para realizarlas cada víspera de Shabat, aunque no requieren especialización, está prohibido hacerlas pues la remuneración y la continuidad en el tiempo las transforman en labores fijas (ver Ramá 251:1, Beur Halajá en el párrafo que se inicia con la palabra אגרת, Shmirat Shabat Kehiljatá 42:38-39 y allí nota 133).

Está permitido realizar una labor fija e inclusive recibir pago por la misma, a condición que esta se lleva a cabo como preparativo para el Shabat. Por ejemplo, está permitido cortar el cabello a otros por dinero pues es claro que la gente viene al peluquero en honor al Shabat. Asimismo, está permitido manejar una remise o un taxi y llevar pasajeros antes de Shabat porque es evidente que el viaje es parte de los aprontes para el sagrado día. El electricista tiene permitido realizar reparaciones remuneradas antes de Shabat. Empero el sastre, tiene prohibido reparar vestimenta aunque vaya a ser usada en Shabat, pues a quien lo ve no le queda claro que sea para el sábado y puede pensar que es para ser usado cualquier otro día. En cambio, una persona que cose y  realiza el trabajo gratuitamente, le está permitido  coser para sí o para otros una prenda a ser vestida en Shabat. De esto se deduce que quien no es sastre profesional tiene permitido coser o reparar prendas para ser usadas en Shabat en esas dos horas y media previas al encendido de velas (Shulján Aruj 251:2, Mishná Berurá 7, Beur Halajá en la palabra לתקן).

Los sabios flexibilizaron su prohibición en dos casos más: a) un indigente que carece de lo necesario para recibir el Shabat  puede continuar trabajando en esas horas (Mishná Berurá 251:5); b) se puede trabajar a los efectos de evitar un daño económico importante. Por esta razón, quien practica un oficio, puede terminar su labor en esas horas, si se teme que dejarla inconclusa le llevará a perder el cliente (Beur Halajá 251:2 en la palabra ואינו, asimismo todo lo que está permitido hacer en los días de Jol Hamoed está permitido en esas horas, Mishná Berurá 5).

En cuanto  a la actividad comercial, la mayoría de los juristas es de la opinión que no está incluida en la prohibición de realización de labores, por lo que las tiendas pueden continuar vendiendo en esas horas. De todas maneras, se deben cerrar los comercios al menos media hora antes del inicio del Shabat para alcanzar así a bañarse y vestirse con vestimenta sabática. Hoy día acostumbramos a ser más rigurosos y cerramos las tiendas unas horas antes del inicio Shabat, salvo aquellas que venden artículos necesarios para los preparativos de ese día, que se mantienen abiertas hasta poco antes del encendido de velas (Mishná Berurá 251:1 y 4, Beur Halajá en los párrafos que se inician con las palabras העושה y ואינו).

Quienes viajan para Shabat deben planificar su viaje de manera tal que puedan arribar a  destino al menos media hora antes del encendido de velas, para poder aprontarse. Si el viaje es largo se debe tomar en cuenta la posibilidad de que sucedan desperfectos que retrasen la llegada. El Rav Mordejai Eliahu, de bendita memoria, recomendó, tomar por precaución, el doble del tiempo del viaje de manera tal que si se trata de un viaje de dos horas hay que partir cuatro horas antes del inicio del Shabat.

Esta entrada fue publicada en 02. Los preparativos previos al Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *