06- El precepto de participar de los preparativos del Shabat.

https://ph.yhb.org.il/es/01-02-06/

Dice la Torá (Shemot 16:5): “Empero será que en el día sexto habrán de preparar lo que ellos traigan”, por lo que es preceptivo preparar el viernes lo necesario para el Shabat. Incluso si una persona es rica e importante y dispone de servicio doméstico que cubre todas sus necesidades, por lo que durante la semana no realiza labor alguna en su hogar, debe esforzarse y preparar algo él mismo en honor al Shabat. Y no ha de pensar: “¿cómo he de rebajarme a realizar tareas domésticas?”, sino que debe de saber que su honor es hacer preparativos previos al Shabat para honrar al sagrado día. Incluso quien estudia Torá día y noche y tiene quien le prepare lo necesario para el Shabat, es preceptivo que participe en alguno de los aprontes (Shulján Aruj 250:1, Ramá 251:2).

El Talmud nos relata (Tratado de Shabat 119(A)) de grandes sabios que participaban de los preparativos domésticos previos al Shabat. Raba salaba pescados, Rav Jisda picaba las verduras en trozos pequeños, Raba y Rav Iosef cortaban leña para la estufa, Rabí Abahu y Rabí Zeira encendían el fuego para cocinar los alimentos sabáticos, Rav Huna y Rav Papa preparaban las velas, Rav Najman limpiaba la casa, quitaba los muebles de la semana y los cambiaba por los de Shabat.

No es este el lugar para explayarnos respecto de la jerarquía e importancia de cada uno de los sabios que hemos mencionado, empero, conformémonos con resaltar que se trataba de figuras destacadísimas que lideraron cada quien a su generación. Por ejemplo, Raba y Rav Iosef eran los jefes de las Ieshivot de Sura y Pumbedita en Babilonia y junto al exilarca dirigían a toda la diáspora judía. En el área de influencia de la Yeshivá nadie podía ser nombrado a puesto público alguno sin la avenencia del jefe de la Yeshivá (Rosh Yeshivá) ni se podía tomar decisiones respecto a la recaudación de impuestos sin su consentimiento. Estas personas, si bien se encontraban en la cúspide de la pirámide jerárquica judía, cortaban leña para que arda la estufa en Shabat. Asimismo, Rav Huna, Rav Jisda, Rav Papa y Raba fueron jefes de Yeshivá en Babilonia y Rabí Abahu era el líder de la comunidad judía de Eretz Israel.

Nuestros sabios dijeron (Tratado de Shabat 34(A)): “Una persona debe recitar tres cosas en su hogar en víspera del Shabat, previo a la puesta del sol”: a) debe preguntar si se ha separado el diezmo de las frutas, pues de no haberse hecho – debe hacerlo él; b) debe preguntar si fue colocado el “Eruv de Patios” (Eruv Jatzerot) pues si no fue colocado – debe hacerlo; c) debe hacer recordar que se enciendan las velas a tiempo.

Hoy día, las frutas que nosotros normalmente compramos ya fueron diezmadas y los encargados de la comunidad se ocupan de colocar el “Eruv”, por lo que no es necesario formular estas preguntas. Empero, se debe revisar que la casa esté preparada para Shabat: que los “timers” de la luz y el aire acondicionado estén conectados,  que los alimentos hayan sido colocados sobre la plata eléctrica, que la luz del refrigerador haya sido apagada y en el caso de los refrigeradores más modernos que están ya en modo de Shabat (ver más adelante capítulo 17 incisos 8 y 9). Asimismo, es bueno separar los envases plásticos de los postres lácteos (ver adelante capítulo 15 inciso 14), abrir las botellas que tienen tapa metálica (cap. 15 inciso 13) y también abrir antes de Shabat todas las latas de conservas y las envolturas de los distintos alimentos (cap. 15 incisos 11 y 12).

Esta entrada fue publicada en 02. Los preparativos previos al Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *