11 – Caminar y hablar a los efectos de cumplir con un precepto.

https://ph.yhb.org.il/es/01-22-11/

Se permite hablar en Shabat de una labor prohibida si es a los efectos de cumplir con un precepto. Esta finalidad también habilita a caminar para ver cosas que requieren que se realicen labores con ellas y sacar cuentas económicas. Tal como está escrito (Ishaiahu 58:13): » y lo honrares no andando durante él en tus propios caminos, ni ejerciendo tu negocio ni hablando de él» ante lo que nuestros sabios explican (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 113(A)): «tus negocios están prohibidos, pero los del cielo están permitidos». Por lo tanto, en caso de necesidad se permite ir a contemplar una sinagoga en construcción, caminar hasta el borde del área de Shabat para  preparar todo lo necesario para un muerto o una novia para ni bien salido el Shabat ocuparse de estos. Asimismo, se permite caminar al atardecer del Shabat en dirección del sitio desde el cual se viajará a consolar a los deudos (ídem 151(A), Shulján Aruj 306:3, Shmirat Shabat Kehiljatá 29:13).

En caso de necesidad se permite hablar de modo mundano de cuestiones referidas a un precepto, por ejemplo, calcular el costo de un banquete nupcial o de una fiesta de circuncisión que son comidas preceptivas. También está permitido planificar la contratación de un grupo musical así como de los vestidos de novia. Sin embargo, se prohíbe acordar la contratación efectiva del mismo, pues la compra-venta se prohíbe aunque sea a los efectos de cumplir con un precepto. No se puede hablar en Shabat respecto de la contratación del fotógrafo ni de la adquisición de vestimenta para los padres de la novia o sus hermanas pues esto no está incluido en la generalidad de lo necesario para cumplir con el precepto.

Está permitido realizar una colecta de fondos en la cual la persona se compromete a desembolsar una suma determinada para caridad o para la sinagoga. Asimismo, se permite a padres calcular el monto necesario para la educación religiosa científica o profesional de sus hijos. Los educadores tienen permitido deliberar sobre el presupuesto del colegio y de las diferentes clases. Un director de colegio tiene permitido consultar a un maestro si está dispuesto a enseñar en su institución y contarle cuál sería su salario mensual empero está prohibido definir la paga. Asimismo, se permite hablar de necesidades comunitarias tales como abrir un camino o fijar un impuesto pues las necesidades comunitarias se consideran preceptivas (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 150(A), Shulján Aruj 306:6). Corresponde flexibilizar la norma sólo cuando hay un beneficio para el cumplimiento del precepto, empero si de todos modos esta será la norma a seguir aunque no se delibere en Shabat, es mejor abstenerse de hablar de cosas mundanas o de ir a verlas aunque sea con ese propósito (Mishná Berurá 307:1).

En caso de necesidad, se permite anunciar un objeto perdido en Shabat aunque se trate de «Muktzé», como en el caso de un monedero o una billetera, para así poder cumplir con el precepto de devolver el objeto perdido una vez concluido Shabat (Shulján Aruj 306:12). Allí donde se dificulta conseguir «matzot» para Pesaj o las cuatro especies para Sucot, se permite anunciar en Shabat dónde se los puede adquirir (Mishná Berurá 306:55).

Esta entrada fue publicada en 22. El carácter del Shabat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *