09 – Caminar por necesidades mundanas.

https://ph.yhb.org.il/es/01-22-09/

Está prohibido caminar hacia el campo o la fábrica propios, aunque sea pausadamente, a los efectos de planificar la labor de la semana, tal como está escrito (Ishaiahu 58:13): » y lo honrares no andando durante él en tus propios caminos, ni ejerciendo tu negocio». Empero, cuando no es claro que su intención es planificar la actividad de la semana, la caminata en cuestión estará permitida. Por lo tanto, una persona puede pasear en Shabat aunque el camino escogido pase junto a su campo. En ese caso tiene permitido mirarlo casualmente y pensar en su labor a condición de que no sea evidente que lo contempla con ese propósito (Shulján Aruj 306:8, ver allí).

Asimismo, todo aquel que construye una casa no habrá de contemplarla en Shabat pues queda claro que está planificando la labor. Todo aquel que tiene planificado reformar o ampliar su apartamento, tiene prohibido observarlo de modo tal que quede claro que está planificando los trabajos. Quien quiere comprar apartamento tiene prohibido ver unidades en venta. Sin embargo, puede caminar por una calle en la que se están construyendo edificios nuevos, y si bien su intención es mirarlos, mientras mantenga apariencia de quien simplemente pasea y no se detenga a contemplarlos detenidamente – no parece como quien planifica la compra. Asimismo, una persona que tiene pensado comprar electrodomésticos tiene permitido observarlos al caminar por la calle frente a una tienda, mas no habrá de revisar los precios (Shmirat Shabat Kehiljatá 29:10). Los piadosos no habrán de pensar en absoluto sobre estas cuestiones en Shabat.

Al atardecer está prohibido caminar en dirección del límite del área de Shabat –»Tjum Shabat»- para así ni bien concluye el día poder arrendar jornaleros. También lo está caminar en dirección de la tienda o fábrica para poder comenzar a trabajar de inmediato al salir el Shabat. Esto obedece a que se percibe claramente que la persona camina en Shabat rumbo a su trabajo por lo que «ejerce su negocio». Empero, si no se percibe que se dirige hacia allí con ese propósito, por ejemplo, si muchas personas acostumbran pasear en esa dirección, aunque al concluir el Shabat vaya a arrendar jornaleros para comenzar su labor, esto no estará prohibido ya que la prohibición aplica solamente cuando es claro que la persona camina para cuestiones mundanas (Shulján Aruj 306:1, Mishná Berurá 1, Beur Halajá ‘שמעיין’, Shulján Aruj 307:9, Mishná Berurá 40).

Esta entrada fue publicada en 22. El carácter del Shabat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *