16 – Permisos para preparar en Shabat para días de la semana.

https://ph.yhb.org.il/es/01-22-16/

La prohibición de preparar en Shabat para días de la semana recae específicamente sobre acciones que implican esfuerzo, empero, cuestiones sencillas que la persona acostumbra a hacer  de modo rutinario se pueden realizar aunque sirvan para días hábiles, ya que se trata de acciones que no implican una falta de respeto al Shabat.

Por ejemplo, tras bendecir las cuatro especies el primer día festivo de Sucot, se permite volver a ponerlas en agua a pesar de que esto se hace a los efectos de que no se marchiten y estén aptas para el día siguiente (Talmud Babilonio Tratado de Sucá 42(A), Shulján Aruj 654:1). Quien estudia de un libro puede colocar un marcador de libros al final de la lectura a pesar de que esto se hace a los efectos de que al día siguiente se sepa dónde continuar estudiando. Quien llevó un Sidur o libro de oraciones a la sinagoga puede traerlo de vuelta a su casa (allí donde hay «Eruv») a pesar de que no lo volverá a usar en Shabat.

Se permite devolver al refrigerador alimentos que sobraron de la comida sabática tal como se hace siempre. Se permite verter agua sobre los utensilios que están sucios en la pileta de la cocina tal como se hace siempre para evitar que los restos de comida se peguen. Quien sale de su casa el sábado después del mediodía puede llevar la llave y un suéter, aunque serán usados recién el sábado por la noche. Sin embargo, no habrá de decir que lo hace para el sábado en la noche (ver Shulján Aruj 416:2, Shmirat Shabat Kehiljatá 28:89).

En caso de gran necesidad y a los efectos de evitar esfuerzos innecesarios, se permiten realizar en Shabat acciones livianas de cara a los días de la semana, a pesar de que no se acostumbran a hacer cotidianamente. Se actúa así con la condición de que no se vea que se realizan para días hábiles y así no faltar el respeto al Shabat. Por ejemplo, quien va a un sitio en el cual es difícil encontrar vino para la havdalá puede llevarlo consigo, a condición que lo haga cuando es pleno Shabat aún y entonces no parezca que lo está transportando para la salida del día. Si toma del vino en la tercera comida sabática («Seudá Shelishit«) a priori puede llevarlo (ver Jaiéi Adam 153:6, Mishná Berurá 667:5).

En caso de gran necesidad y a los efectos de evitar pérdidas, los sabios permitieron realizar acciones que queda claro que están destinadas a los días de la semana, por ejemplo entrar a la casa utensilios que están afuera y se pueden dañar con la lluvia o poner en el freezer alimentos que se pueden estropear si se quedaran fuera de este (Shulján Aruj 308:4, Mishná Berurá 321:21).

Esta entrada fue publicada en 22. El carácter del Shabat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *