10 – Hablar de cuestiones vinculadas a labores o cuentas.

https://ph.yhb.org.il/es/01-22-10/

Es preceptivo honrar el Shabat mediante la palabra, tal como está escrito (Ishaiahu 58:13): “…ni ejerciendo tu negocio ni hablando de él”, lo cual fue explicado por nuestros sabios de la siguiente manera (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 113(A)): “que tu conversación sabática no sea como la de los días hábiles”, o sea, no hablar en Shabat de cosas que está prohibido hacer. Por lo tanto, no se debe decir “mañana voy a viajar con el automóvil”, “escribiré una carta” o “compraré tal o cual cosa”. Por ende, se infiere que una persona no puede pedir a su amigo que al día siguiente viaje y le haga un mandado o escriba para él una carta o le compre algo (Shulján Aruj 307:1). La prohibición recae sobre lo que piensa hacer en un futuro, empero se puede hablar de lo que ya está hecho, a condición de que no se tenga la intención de indicar a su amigo cómo hacer una labor por medio del relato.

Está prohibido hablar de cosas que está prohibido hacer en Shabat, empero se puede pensar sobre estas, tal como enseñaron nuestros sabios (Talmud Babilónico Tratado de Shabat 113(A)): “´ni hablando de él´ – hablar está prohibido, pero se permite pensar”. Una conversación que insinúa la realización de una labor se considera pensamiento permitido. Por ejemplo, se prohíbe decir: “mañana hablaré con fulano por teléfono”, sin embargo, se permite decir: “mañana hablaré con fulano” a pesar de que es claro que lo hará telefónicamente. Asimismo, se prohíbe decir: “mañana viajaré a Jerusalém” pues viajar está prohibido, pero se permite decir “mañana iré a Jerusalém” pues andar (a pie) está permitido. Aunque Jerusalém se encuentre más allá del área de Shabat de quien habla, dado que si se hubiese hecho un “Eruv” que abarque ambas localidades estaría permitido realizar la caminata, no se trata de algo completamente prohibido y se puede decir. Aunque el interlocutor entienda que la intención de lo dicho es la de viajar a Jerusalém y que se le está ofreciendo la posibilidad de viajar con él, se trata sólo de una insinuación y está permitido.

De igual manera, quien quiere tomar un taxi al concluir el Shabat puede consultar a su amigo taxista: “¿te parece que podrás pasar por mí al concluir el Shabat?”. Esto se permite por cuanto que no preguntó si podrá venir a buscarlo en taxi a pesar de que su amigo comprendió que esa era la intención. Empero, no habrá de decirle: “por favor, ven por mí al concluir el Shabat” pues está prohibido insinuar en lenguaje imperativo. Asimismo, quien quiere arrendar un jornalero para el domingo puede decirle en Shabat: “espero encontrarte el domingo”, mas no le dirá: “por favor ven a mi casa el domingo” (ídem Shabat 150(A), Shulján Aruj 307:7).

Está prohibido hablar de cuentas que tienen provecho comercial, mas, se permite hablar de cuentas que carecen de beneficio. Por lo tanto, está prohibido hablar del importe que se debe abonar a los obreros, pero se puede hablar de los haberes ya pagados. De la misma manera, está prohibido contar en cuánto se vendió una casa a quien está interesado en comprar una, pero se le puede contar a quien no tiene intención de hacerlo. Asimismo, se permite contar cuánta cosecha rindió el campo el año pasado, o cuál es el presupuesto del Estado y similares, ya que estos datos no guardan relación con acciones que quien relata o escucha planea realizar durante la semana (Shulján Aruj 307:6).

De todas maneras, se debe limitar las conversaciones mundanas en Shabat. En el caso de quien se deleita con este tipo de relatos puede abundar un poco en estos, pues se trata de parte de su deleite material sabático. Mas no habrá de hablar demasiado de estas cuestiones, así como tampoco habrá de exagerar en sus comidas o en su sueño para de esa manera no afectar las horas que debe dedicar al estudio de Torá. Ya vimos que por lo menos, se deben dedicar seis horas al estudio sabático (Shulján Aruj y Ramá 307:1, Mishná Berurá 4 y ver arriba 5:1).

Esta entrada fue publicada en 22. El carácter del Shabat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *