04- Se permite preparar una mezcla no espesa de un modo no habitual («shinui»).

https://ph.yhb.org.il/es/01-12-04/

Tal como vimos, la prohibición de la Torá de amasar recae sobre un amasado espeso, lo cual implica que mediante la mezcla del polvo y el líquido las partículas se aglomeran en un bloque único, tal que si se coloca sobre un plato no se derrama hacia los costados. Empero, está permitido por la Torá preparar en Shabat una mezcla no espesa que pueda ser vertida de un recipiente a otro y si se coloca sobre un plato se derrama hacia los costados. Esto se debe a que en este caso no amasamos, sino que simplemente revolvemos. De todas maneras, los sabios lo prohibieron por cuanto que temieron que la gente revolviendo una mezcla no espesa se equivoque y pase a elaborar una masa espesa, lo cual implica trasgredir la Torá. Por lo tanto, la prohibición rabínica de crear una mezcla blanda funge como cerco protector a la prohibición original de la Torá de elaborar una mezcla espesa. Sin embargo, los sabios permitieron realizar una mezcla no espesa de un modo no habitual, pues mediante la variante en la elaboración, las personas recuerdan la prohibición original y se cuidan de no preparar una masa espesa.
La variante en la elaboración es en el orden en que se agregan los ingredientes. Si habitualmente se acostumbra a colocar primeramente el ingrediente seco para luego agregar el ingrediente líquido y obtener la mezcla, se habrá de invertir el orden colocando primero el ingrediente líquido y luego el seco. En caso de que la forma habitual de elaboración pase por colocar primero el elemento líquido y luego el seco, se habrá de invertir el orden en cuestión colocando primero el seco y luego el líquido, tal que en ningún momento se forme una masa espesa.
Una vez que se pasa a revolver la mezcla, hay quienes opinan que no se debe modificar nada respecto de la acción habitual, salvo el que no se revuelva demasiado rápido o fuerte para que no sea similar a la mezcla en días hábiles. Otros juristas son de opinión más rigurosa y consideran que se debe revolver de un modo diferente al habitual, como por ejemplo, en vez de dar vueltas circulares con la cuchara hacer movimientos rectos de un lado al otro del recipiente, formando así una suerte de cuadriculado imaginario. Otra opción para revolver de un modo diferente al habitual es hacerlo con el dedo, sacudiendo el recipiente o vertiendo la mezcla de un recipiente en otro a los efectos de que se revuelva. A priori, es correcto cumplir con los requerimientos de todos los juristas, alterando tanto el orden de incorporación de los elementos como la forma de revolver.
Cuando no existe un orden prefijado de incorporación de ingredientes se ha de colocar primero el elemento seco y se le ha de verter luego el elemento líquido, cuidando de revolver la mezcla de un modo diferente al habitual.
Está permitido agregar líquido a una masa o mezcla espesa a los efectos de hacerla suave o fina, pues al adicionar agua estamos realizando la acción opuesta a la de amasar, ya que amasando aglomeramos todas las partículas en un mismo bloque, mientras que al adicionar agua se debilita la cohesión entre las mismas (Beur Halajá 321:15 יכול).
Según lo antedicho se permite agregar agua a una pasta de sésamos (el producto a partir del cual se elabora la «Tejina») ya que el agua diluye la mezcla haciéndola más suave. Sin embargo, hay quienes lo prohíben porque en el proceso hay un etapa en la que, momentáneamente, la mezcla se endurece (Shmirat Shabat Kehiljatá 8:31). Empero en la práctica, la opinión más flexible es la más extendida ya que al final de cuentas, la mezcla efectivamente se transforma en menos espesa. Además, dado que la pasta de sésamo ya fue molida y amasada en víspera de Shabat, no recae sobre esta la prohibición de amasar (Shulján Aruj 321:15). A los efectos de evitar la duda, es bueno que se revuelva la mezcla de un modo diferente al habitual con movimientos rectos perpendiculares entre sí.

Esta entrada fue publicada en 12. La preparación de alimentos.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *