01- Moler (“Tojén”).

https://ph.yhb.org.il/es/01-12-01/

Algunos elementos se presentan en la naturaleza bajo la forma de sólidos. El ser humano aprendió a molerlos para extraer de los mismos productos nuevos y buenos. Mediante la molienda del trigo y demás cereales se obtiene la harina con la cual se puede elaborar pan, pasteles, pastas etc. Mediante la molienda de ají picante se elaboran condimentos, con la de granos de café se puede preparar la bebida del mismo nombre; moliendo hierbas medicinales se elaboran medicamentos y mediante la de otros vegetales se elaboran tinturas. Por cuanto que al moler se generan productos nuevos, esta es una de las labores prohibidas por la Torá en Shabat. Asimismo, está prohibido moler metales así como desintegrar bloques de tierra o barro.
Normalmente, quien muele, transforma la materia prima en harina o polvo, empero la prohibición abarca también la acción de desmenuzar en pequeños trozos. Por ejemplo, quien corta madera en pequeñas astillas para que ardan mejor, trasgrede la prohibición de moler (Tratado de Shabat 74(B)).
Quien necesita moler ají picante para agregar a la comida de Shabat, puede hacerlo mediante dos modificaciones respecto de la forma habitual de molienda. Para moler se requiere de dos instrumentos: el mortero que es el recipiente donde se colocan los productos a ser molidos y el majadero que es el objeto contundente con el que se machaca sobre el mortero para así desmenuzarlos. Quien muele con estas dos herramientas – trasgrede la prohibición de la Torá. Si cambia uno de estos trasgrede una prohibición rabínica. Empero, en caso de que se requiera moler para la comida de Shabat, se permite realizarlo mediante dos modificaciones: que el mango de un cuchillo sustituya al majadero y una fuente sustituya al mortero (Shulján Aruj 321:7). Si bien generalmente los sabios prohíben moler en Shabat a los efectos de preparar la comida sabática aún mediante dos modificaciones, en este caso lo permitieron dado que esta acción no se asemeja exteriormente a la labor original, sino que se percibe como la forma habitual de consumo del producto.
La prohibición de moler se aplica a productos que se aglutinaron o aglomeraron naturalmente como el caso de plantas, frutas o metales. Empero, no hay prohibición de moler productos que ya fueron molidos previamente y se volvieron a aglutinar de manera artificial. Por lo tanto, se puede triturar o moler pan, matzá, galletas, chocolate o azúcar que se aglomeró (Ramá 321:12). Asimismo, está permitido deshacer tabaco en polvo que se aglomeró. En el caso de un enfermo que necesita tomar una píldora en Shabat y le cuesta tragarla, puede molerla ya que los componentes ya estaban molidos antes de que se fabrique la pastilla, y por ende no se trasgrede la prohibición de moler. (Shmirat Shabat Kehiljatá 33:4). Otros sostienen que se puede moler únicamente aquello que se ha de consumir de inmediato y, a priori, es bueno tomar en cuenta esta opinión (Jaiei Adam 17:4). De todas maneras, también en los casos en los que se permite moler o desmenuzar, esto no debe realizarse mediante las herramientas destinadas a tal labor, como el caso de un rallador (Shulján Aruj 321:10, Mishná Berurá 36).
En el caso de barro o arcilla que se aglomeraron y endurecieron, por cuanto que esto ocurrió naturalmente, quien los muele o desmenuza a los efectos de usar la tierra – trasgrede la prohibición de la Torá. Si quien muele el barro o arcilla no necesita la tierra resultante de tal acción – la trasgresión será rabínica. Por lo tanto, a quien se le adhiera barro seco a la ropa o al calzado – no deberá retirarlo si al hacerlo es inevitable que lo pulverice. En cambio, si cabe la duda respecto de si el barro al ser retirado se pulverizará o no – se permitirá quitarlo. También en el caso en que es claro que el barro se ha de pulverizar, de mediar necesidad se lo podrá hacer de un modo no habitual (shinui). Por ejemplo, retirando el barro de la prenda mediante un pequeño golpe con el dorso de la mano o quitando el barro de un zapato mediante un golpe con el otro zapato.

Esta entrada fue publicada en 12. La preparación de alimentos.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *