06- Elementos que está permitido mezclar de modo habitual o diferente al habitual.

https://ph.yhb.org.il/es/01-12-06/

No hay prohibición de amasar un guisado que fue pisado como puré, pues por efecto del mismo se ablandó y el amasarlo no implica introducirle cambios sustantivos. Por lo tanto, está permitido revolver un guisado que contiene carne, papas y cebada pisadas, e inclusive se permite agregarle agua hasta transformarlo en una sola masa compacta. Asimismo, se permite agregar salsa al puré y revolverlo ya que como fue previamente pisado no recae sobre este la prohibición de amasar (Respuestas del Rambám tal como las trae el Beit Iosef 321:19).
Una masa que ya fue amasada en vísperas de Shabat y con el transcurrir del tiempo parte del agua se separó de la misma, se puede volver a revolver en Shabat pues no hay prohibición de volver a amasar una mezcla previamente amasada. Dado que no hay discusión alguna respecto de esta posibilidad, no es necesario realizar el amasado de un modo diferente al habitual; empero, se ha de poner atención en no llevarlo a cabo a gran velocidad para diferenciarlo de un amasado de día hábil. Por ejemplo, una ensalada de berenjenas de la cual parte del aceite se separó y flota se puede volver a mezclar y así homogeneizarla. De la misma forma, cuando parte del aceite se separa de una manteca de maní o cacahuates y flota, se lo puede volver a mezclar con la manteca.
De acuerdo a la opinión de algunos juristas, se entiende que a una mezcla que ya fue amasada en víspera de Shabat se le puede adicionar ingredientes, empero hay opiniones más estrictas que lo prohíben. Por lo tanto, se pueden mezclar estos nuevos ingredientes de un modo diferente al habitual. Por ejemplo, quien tiene una ensalada de Jumus y quiere agregarle picante, puede hacerlo si la mezcla se realiza de un modo diferente al habitual. En el caso de quien cocinó berenjenas en la víspera de Shabat y las revolvió o amasó en sus propios líquidos, podrá agregar en Shabat mayonesa y revolverlas de un modo diferente al habitual (ver Shulján Aruj 321:15-16). Ya vimos en el inciso anterior que la diferencia en el modo de realización de la labor implica mover la cuchara en líneas rectas perpendiculares unas a otras, reiteradamente. En el caso de una masa o mezcla en la que este tipo de movimientos no marcan una diferencia notoria se ha de retirar la cuchara de la fuente entre movimiento y movimiento.
Se permite mezclar migajas de pastel o torta con queso o leche por cuanto que ya fue amasada al momento de su elaboración, y por ende no recae sobre éstas la prohibición del amasado. Dado que hay opiniones más estrictas que consideran que al desmenuzarse el pastel se anuló su primer amasado, se ha de revolver las migajas con la leche o el queso de un modo diferente al habitual para consumo inmediato.
Es necesario conocer otra regla general: la labor de amasar implica mezclar el ingrediente seco con el líquido hasta que el primero esté aglomerado, empero si el ingrediente seco se esparce o disuelve en el líquido – no estamos ante un caso de amasado. Por lo tanto está permitido agregarle hojas de especies vegetales aromáticas al queso crema ya que estas no se aglutinan. Asimismo está permitido mezclar “granola” en el queso crema, ya que los cereales no se pegan unos a otros transformándose en un bloque, sino que se adhieren al queso. De la misma manera, se permite mezclar trozos de banana o fresa con crema pues estos no se aglutinan formando un único bloque. También se le puede agregar azúcar y cacao al queso crema, puesto que la intención no es aglutinar los trozos de cacao o azúcar entre sí sino conferirle sabor al queso.
Los sabios de las últimas generaciones (“ajaronim”) debatieron respecto de si se debe permitir revolver dos pastas, como por ejemplo, queso crema con miel. Hay quienes sostienen que por cuanto que se aglutinan en una sola masa espesa estamos ante un caso de amasado (Shmirat Shabat Kehiljatá 8:16); mientras que otros sostienen que la prohibición de amasar aplica únicamente cuando se mezcla un ingrediente seco con otro líquido pero cuando se mezclan dos masas que contienen líquido esto está permitido (Igrot Moshé Oraj Jaím 4:74). En la práctica, se los puede mezclar de un modo diferente al habitual.

Esta entrada fue publicada en 12. La preparación de alimentos.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *