14 – Consultas frecuentes en el ejército

https://ph.yhb.org.il/es/01-27-14/

Los soldados que salen a un patrullaje en un vehículo no pueden desviarse del camino prestablecido para comer en el campamento con más comodidad o para encontrarse con amigos, pues el viaje se autoriza únicamente por motivos de vigilancia. Sin embargo, si la ruta de la patrulla no es fija se la puede planificar de modo tal que resulte cómoda. Por ejemplo, si se les establecieron recreos de media hora para comer o descansar, podrán llevarlos a cabo en donde les resulte más cómodo. En caso de que la ruta indique que deben ingresar a poblados a los efectos de hacer acto de presencia y disuadir a los terroristas, podrán estacionarse junto a la sinagoga o cualquier sitio donde puedan comer.

En el caso de soldados que saben que deberán salir a una acción de combate en Shabat, deben pasar el día en la base, pues si salen a sus hogares deberán profanar el sagrado día yendo y viniendo (ver Mishná Berurá 344:11).

Aunque el comandante sea casado de modo tal que si se queda en la base él y su familia habrán de sufrir, si es seguro que la acción de combate se realizará el sábado, no pasará el día en su hogar para no tener que viajar. Empero, podrá hacerlo de existir la posibilidad de que la acción se suspenda. Esto obedece a que de no mediar la certeza que la acción se llevará a cabo el día sábado, el comandante tiene permitido deleitar su Shabat y el de su familia; pero deberá aclararles que puesto que existe duda respecto de si habrá de ser llamado – está autorizado a pasar el Shabat con ellos. De esta manera su familia aprenderá a no tomar el Shabat a la ligera. En caso de que se le avise en Shabat que la acción de combate se realiza, habrá de viajar a la base. Si existe la posibilidad que un chofer gentil lo transporte hacia ella y si también existe la certeza en cuanto a que la acción tendrá lugar ese día – podrá pasar en su casa y viajar con el gentil a la base. Una vez concluida la acción, si hay un chofer gentil que lo pueda devolver a su casa podrá viajar con él y si no – tendrá prohibido retornar a su hogar.

Si se llamó a soldados por un evento de seguridad y antes que estos lleguen resulta que no son necesarios, se les debe avisar que no vengan para así disminuir la magnitud de la profanación del Shabat. Además, si resulta que no se les llamó para dejar sin efecto el llamado de alerta por no profanar el  Shabat, se teme que en el futuro cuando se les vuelva a llamar paraparticipar de un evento de este tipo, podrían responder de un modo negligente.

Cuando se le fijan a un soldado religioso guardia o patrulla en Shabat y hay en el lugar un soldado no observante dispuesto a realizar la tarea en su lugar de modo tal que el religioso lo reemplace en la guardia un día de la semana, si no hay temor que el intercambio de guardias genere descuido en lo referente al deber de vigilar, es bueno que se intercambien. De ese modo el soldado observante podrá rezar y deleitarse en su Shabat y el no observante tendrá el mérito de ello. Además, mientras el soldado secular patrulla, este otro cuidará un precepto y no profanará el día. Sin embargo, el soldado observante no debe tomar la iniciativa de este intercambio pues ocuparse de la seguridad es un precepto y no es necesario procurar desentenderse de este en Shabat (ver en Hatzavá Kahalajá cap. 27).

Esta entrada fue publicada en 27. Casos de peligro inminente de vida ("pikuaj nefesh") y reglas referentes a personas enfermas.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *