09 – ¿Pueden la ambulancia, el enfermo o los acompañantes volver a su casa?

Si en el hospital se cercioran que el enfermo no corre riesgo de vida y es liberado de internación, ni el internado ni los acompañantes pueden volver a su casa si esto implica profanar el Shabat. Solamente en caso de necesidad cuando el paciente requiere de descanso, se lo puede devolver a casa mediante un chofer gentil, mas el acompañante no tiene permitido sumarse al viaje. En caso de que el paciente requiera de la presencia del acompañante para que este lo asista, podrá sumarse al traslado (ver adelante 28:2).

Esta misma es la norma que se aplica respecto a una parturienta que fue trasladada al hospital y tras una revisión se constató que no llegó aún el momento de dar a luz y es liberada – no podrá retornar a su hogar si esto implica profanar el Shabat. En caso de necesidad, cuando la parturienta es considerada enferma que no corre peligro de vida, esto es, si requiere estar acostada – se permite trasladarla a su hogar mediante un chofer gentil pero su acompañante no puede sumarse.

En el caso de choferes de ambulancias de poblados alejados en los cuales es necesario que haya disponible un vehículo para casos de emergencia, pueden retornar a sus hogares una vez que trasladaron al paciente al hospital. Sin embargo, no podrán trasladar de regreso ni al enfermo ni a su acompañante pues esto implica trasgredir una prohibición de la Torá ya que en virtud del peso extra el motor habrá de combustionar más. Aunque la prohibición fuese únicamente de índole rabínica, no podrían igualmente retornar con el chofer judío.

Choferes de ambulancia de una ciudad que viajan a atender a un paciente, no podrán retornar a la estación del Maguen David Adom (o Hatzalá n. de t.) tras concluir la atención, ya que en sus vehículos hay equipos de comunicación y podrán ser llamados para una próxima misión desde donde sea que se encuentren estacionados. En caso de que retornar a la estación sea una necesidad real pues probablemente necesiten sumar un paramédico más o equipamiento extra para una próxima misión, o si requieren descansar en ella para poder atender posteriormente a otros pacientes – podrán regresar.

Si se llamó una ambulancia para atender a un enfermo con riesgo de vida y hasta que esta llega se encontró otra forma de trasladarlo al hospital, se debe llamar para suspender el servicio. Esto obedece a que quizás es necesario salvar a otro enfermo en otro sitio  y esto no se hace porque la ambulancia tuvo que acudir a un llamado innecesario. Además, se teme que en un futuro el personal médico pueda tornarse descuidado respecto de los viajes en Shabat por pensar que quizás su presencia ya no es requerida y no se les avisó por evitar hablar por teléfono en este día.

En el caso de un chofer de ambulancia que traslada una parturienta al hospital y en medio del viaje esta avisa que las contracciones cesaron  de modo tal que si estuviese en su casa no se le ocurriría viajar al sanatorio, no se le permite continuar con el viaje y deben estacionarse en un sitio seguro hasta que concluya el Shabat (Rav Shlomo Zalman Auerbach). Si se trata de una ambulancia que por cuestiones de salvaguarda de la vida necesita volver a su estación, el chofer podrá retornar y la parturienta y sus acompañantes  podrán viajar con este.

En el caso de un médico que es llamado para atender a un paciente de riesgo, si bien puede viajar sin necesidad de investigar los detalles ya que la duda de peligro de vida antecede la observancia del Shabat, es mejor que llame para indagar respecto del estado del paciente, ya que es posible que resulte que no es necesario viajar y es preferible disminuir la trasgresión de prohibiciones. Y también si resulta que el enfermo es de riesgo y requiere de una visita médica, es bueno llamar por teléfono, pues puede ser beneficioso dar instrucciones de atención y quizás pueda surgir de la conversación que el  médico necesita llevar consigo algún instrumental suplementario.

Esta entrada fue publicada en 27. Casos de peligro inminente de vida ("pikuaj nefesh") y reglas referentes a personas enfermas.. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *