10 – El viaje de médicos y enfermeros para cumplir con su guardia de Shabat y el retorno al hogar.

Si a un médico se le fijó una guardia que comienza el sábado por la mañana y en virtud de la distancia no puede llegar a pie al sanatorio, debe viajar a este antes de iniciarse el Shabat para no tener que profanar el sagrado día. Sin embargo, a posteriori, si no viajó al hospital en vísperas de Shabat podrá hacerlo una vez iniciado el día ya que la salvaguarda de la vida antecede a la observancia del sábado. Empero, si antes de iniciado el Shabat ya sabía que tendría guardia sabática, debe prepararse para pasar el Shabat en el hospital o en sus inmediaciones (Igrot Moshé Oraj Jaím 1:131).

Lo más correcto es contratar choferes gentiles que trasladen a  médicos y enfermeros de su casa al hospital. De esa manera podrán gozar del Shabat en sus hogares y al llegar el momento de viajar al sanatorio lo harán con la ayuda de un no judío. Si bien los sabios prohibieron disfrutar de la labor de un gentil en Shabat (arriba 25:1), lo permitieron a los efectos de atender a un enfermo.

Médicos y enfermeros que finalizaron su guardia el sábado por la mañana podrán retornar a su hogar mediante un chofer gentil. Esto obedece a que los sabios permitieron trasgredir prohibiciones rabínicas para retornar a sus hogares a quienes salen de ellos en Shabat para salvar vidas. De este modo se evitarían futuros inconvenientes, ya que ellos y sus familias sufrirán si deben quedarse en el hospital hasta concluir el Shabat y se teme que en un futuro no quieran aceptar guardias sabatinas.

Esta entrada fue publicada en 27. Casos de peligro inminente de vida ("pikuaj nefesh") y reglas referentes a personas enfermas.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *