01 – Reglas generales para casos de peligro inminente de vida («pikuaj nefesh»).

Los casos de peligro inminente de vida anteceden a la observancia del Shabat («pikuaj nefesh dojé Shabat»), tal como está escrito (Vaikrá 18:5): «Observareis Mis leyes y Mis mandamientos, los cuales habrá de cumplir la persona para que viva con ellos. Yo soy HaShem». Este versículo es explicado por nuestros sabios de la siguiente forma (Talmud Babilonio Tratado de Yomá 85(B)): «para que viva con ellos y no que muera con ellos», esto es, los preceptos de la Torá fueron dados para que las personas vivan y no para que mueran en virtud de su observancia.

Es así que aunque las probabilidades de salvar una vida sean escasas, se permite profanar el Shabat para intentarlo. Por ejemplo, se profana el Shabat para traer una medicina que es efectiva solamente en algunos casos, o para traerla aunque esté en su fase experimental y todavía se duda respecto de su efectividad. Sin embargo, si se carece de fundamento suficiente respecto de la posibilidad de la medicina en cuestión de surtir efecto, no se profana el Shabat para traerla (Maguén Abraham 328:1, Ramá Ioré Deá 155:3, Orjot Shabat 20:7).

Se profana el Shabat también en caso de duda. Por ejemplo, si un edificio se derrumbó y no se tiene la certeza de que no haya nadie en el interior del mismo, o si había alguien y se duda respecto de si pudo quedar o no con vida, se remueven los escombros para rescatarlo (Shulján Aruj 329:2-5). Esta acción es la que acuñó el concepto de que «el peligro inminente de vida antecede a la observancia del Shabat» («pikuaj nefesh dojé Shabat»).

En caso de que la acción de rescate no haya sido exitosa, todos los que participaron de esta son recompensados por HaShem. Si una medicina fuera necesaria y varias personas viajan a diferentes sitios para traerla, si bien algunos de los viajes resultan innecesarios, todos son recompensados (Talmud Babilonio Tratado de Menajot 64(A), Shulján Aruj 328:15).

Si bien está permitido profanar el Shabat para salvar la vida de una persona enferma, quien sabe que estará a cargo del cuidado de un enfermo de riesgo durante el Shabat debe  preparar todo lo que pueda con anterioridad, para realizar el mínimo posible de labores durante el sábado, puesto que es preceptivo preparar el Shabat en su víspera (Mishná Berurá 344:11). En caso de duda y si bien esto no es obligatorio, es bueno prepararse de antemano para tratar al enfermo (ídem 330:1). Por ejemplo, quien suele tener que tratar personas heridas en Shabat, es bueno que prepare vendas y curitas con anterioridad para no precisar cortarlas durante este día.

En el caso de una mujer que está próxima a dar a luz, es bueno que  antes de Shabat prepare el bolso que ha de llevar al sanatorio. Si la pareja planea viajar al sanatorio en su propio automóvil es bueno que antes de Shabat le quite toda carga innecesaria. Sin embargo, no es necesario que la mujer embarazada pase los sábados previos a la fecha de parto cerca del hospital pues se trata de un esfuerzo innecesario que no es preceptivo. Si la embarazada precisa viajar al sanatorio en Shabat, que lo haga, pues la salvaguarda de la vida antecede la observancia del día sagrado (Shmirat Shabat Kehiljatá 32:34, 36:6-7)

Esta entrada fue publicada en 27. Casos de peligro inminente de vida ("pikuaj nefesh") y reglas referentes a personas enfermas.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *