04. Sitios que es necesario revisar

Deben ser revisados todos los dominios de un judío en los que se tema pueda hallarse un “kazait” (29 gramos) de jametz. Por lo que se debe revisar tanto la cocina como el salón comedor. Lo mismo se hará con las habitaciones, depósito o balcón a los que se ingresa de vez en cuando portando jametz (Shulján Aruj 433:3-4).

Los armarios de la ropa que no suelen ser utilizados durante las comidas no requieren ser revisados. Sin embargo, si hay niños pequeños en la casa los armarios deben ser revisados pues se teme que hayan jugado dentro de los armarios mientras sostenían jametz en sus manos o incluso pueden haber escondido allí jametz. En el caso de las partes altas de los armarios a las que los niños no alcanzan – no requieren ser revisados.

Se deben revisar los automóviles y también aquellos bolsos en los que a veces colocamos alimentos. En el caso de personas mayores que no suelen poner comida en sus bolsillos no precisan revisarlos. Sin embargo, es necesario revisar los bolsillos de los niños pequeños. Prendas que fueron lavadas antes de Pesaj y previo a su lavado sus bolsillos fueron vaciados – no requieren ser revisados en la noche del día 14 de Nisán (ver adelante halajá 8). En el caso de quien carece de casa no debe recitar la bendición previa a la revisación de su automóvil o sus bolsillos pues nuestros sabios estipularon que se recite bendición únicamente por la revisación de los hogares (Kaf HaJaím 433:91).

En el caso de las escaleras de un edificio de apartamentos, estas son propiedad o están bajo la responsabilidad de todos los residentes y por lo tanto todos deben revisarlas, por lo que debe designar a alguien que lo haga. No es necesario revisar patios abiertos pues de haber allí jametz se puede asumir que los animales ya se lo comieron, pero si en este hay hoyos o espacios en los cuales pudo haber, debe ser revisado pues se teme que los animales no lo hayan encontrado y por lo tanto no se lo hayan comido. Asimismo, si se sabe que en el patio en cuestión hubo jametz en la noche del 14 es necesario revisarlo pues no se puede confiar en que los animales alcancen a comerlo hasta el mediodía (Mishná Berurá 433:27, según la opinión de Mekor Jaím). Un balcón que tiene cerca, aunque esté abierto hacia el patio debe ser revisado. Áreas abiertas a todo el público no necesitan ser revisadas ya que, aunque haya en estas jametz, no se incurre en prohibición alguna por cuanto que este no pertenece a un judío específico y la prohibición de retener jametz aplica al dominio de un particular y no a los espacios públicos (Shulján Aruj 445:3, Mishná Berurá 18, la regla referente a los botes de basura se explicará adelante 5:5).

Esta entrada fue publicada en 04. La revisación del jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *