11. ¿Alquilar la casa a un gentil exime del deber de revisarla?

https://ph.yhb.org.il/es/04-04-11/

Hay familias que viajan durante todos los días de Pesaj, y quieren liberarse de la limpieza de la casa y de la revisación del jametz, por lo que surge la pregunta de si vendiendo la casa o alquilándola a un gentil quedan o no exentos de la revisación.

Los juristas han debatido al respecto: hay quienes adoptaron una actitud más flexible por cuanto que en víspera de Pesaj la casa no estará en su posesión ya que fue vendida o alquilada a un gentil, y por lo tanto entienden que no es necesario revisarla (Jok Yaakov, Gaón de Vilna quien coincide con Tur y Ramá). Muchos otros adoptaron una actitud estricta por cuanto que la persona en cuestión habitó esa casa dentro de los treinta días previos a Pesaj – recae sobre la misma el deber de revisar el jametz y la única manera de quedar exento de la revisación de la casa que vendió o alquiló a un gentil es mudándose a otra en la cual esté obligado a realizarla (Aví Haezrí, Shulján Aruj 436:3, Maguén Abraham y Shulján Aruj HaRav coinciden con Tur y Ramá). Además, no es correcto que un judío evite cumplir con el precepto de revisar el jametz.

En la práctica, a los efectos de actuar en concomitancia con todas las opiniones, es necesario vender o alquilar toda la casa salvo una habitación en la cual habrá de cumplir con el precepto de revisar el jametz. Y dado que allí según todas las opiniones, se cumplió con el deber de revisar ya no es necesario hacerlo en el resto de la casa que fue alquilada o vendida a un gentil.

En la tierra de Israel está prohibido vender una casa a un gentil (Shulján Aruj Ioré Deá 151:8). Por lo tanto, en el documento de venta del jametz debe especificarse que se trata de un alquiler y además de la venta del jametz que se encuentra en todas las habitaciones alquiladas y de esa manera queda exento de revisarlas.

Si se puede, es conveniente alquilar la casa antes de la noche del 14 pues hay quienes consideran que si hasta ese momento hay habitaciones en posesión del judío se verá en la obligación de revisarlas (Mekor Jaím y Jaié Adam). En caso de que sea dificultoso alquilar la casa antes de la noche del 14 de Nisán pues la mayoría de los rabinatos llevan a cabo la venta (y el alquiler) del jametz en la mañana de ese día, se puede confiar en la opinión de los juristas más flexibles. Considerando que el judío tiene la intención de alquilar las habitaciones en cuestión, no se teme que trasgreda las prohibiciones de no poseer jametz y de no ver el que posee por lo tanto no es necesario revisarlas (Binián Olám, Jatám Sofer tal como figura en Mishná Berurá 436:32).

Respecto de los utensilios de comida y el horno, es necesario limpiarlos antes de Pesaj de todo jametz real o tangible, pues si no, después de Pesaj será necesario hacerlo para no disfrutar u obtener beneficio de un jametz que pasó Pesaj. No es conveniente vender los utensilios al gentil porque pasada la fiesta será necesario llevarlos a la mikve cual utensilio que fue adquirido de un no judío (vender el jametz que está en el interior del utensilio o pegado a este resulta extraño como se verá adelante 6:4).

Esta entrada fue publicada en 04. La revisación del jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *